La Generalitat autoriza a matar a tiros los perros salvajes de Serós

La jauría ha provocado en dos ataques la muerte de más de 200 ovejas

El Departamento de Agricultura firmó ayer una autorización para que los Agentes Rurales puedan actuar “por todas las vías y medios a su alcance” contra la jauría de perros salvajes que en la última semana han atacado dos veces al mismo rebaño de ovejas en un corral de las afueras de Serós (Segrià) y han provocado la muerte de 223 animales.

El primero de los ataques, el más mortífero, tuvo lugar la noche del pasado día 5 y en él se produjeron la mayoría de las muertes por asfixia y por mordeduras de los canes. En el segundo ataque, ocurrido tres días después, solo murieron dos ovejas porque el pastor dormía al lado del corral y pudo ahuyentar a los perros.

Ante la alarma social generada por los dos ataques en el municipio y ante el riesgo de que puedan acabar atacando a personas, la Generalitat ha autorizado a los Agentes Rurales poder capturar a los perros asilvestrados mediante jaulas-trampa —sistema que hasta ahora no han dado resultado— o con armas de fuego en las partidas de la Vall de Mora, Sant Miquel, Bobalar y Monchoig de Serós.

La autorización, concedida a petición del Ayuntamiento de Serós, es excepcional y en este caso el uso de armas de fuego es una medida prevista en el artículo 19 de la Ley 22/2003, de 4 de julio de protección de los animales.

Se recomienda el uso de armas dotadas con visores telescópicos para poderlos abatir de forma más certera y evitar el sufrimiento del animal. Podrán colaborar en las batidas un los cazadores autorizados por el Ayuntamiento y los Mossos d'Esquadra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS