Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz se muestra convencida de la “honestidad” de Chaves y Griñán

La presidenta andaluza intentar disipar las dudas sobre sus discrepancias con Sánchez

"Lo digo alto y claro: tienes el apoyo de los socialistas andaluces y mi cariño y afecto"

Susana Díaz y Pedro Sánchez, este sábado en Sevilla. Ampliar foto
Susana Díaz y Pedro Sánchez, este sábado en Sevilla.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, intentó despejar este sábado dos inquietudes que atenazan a los socialistas andaluces. La primera se refiere a su apoyo a los nueve aforados y ex altos cargos de la Junta, pendientes de la decisión del Tribunal Supremo sobre su participación en el caso de los ERE, como mantiene la juez instructora Mercedes Alaya en su exposición razonada. La segunda duda es sobre su sintonía con el secretario federal de su partido, Pedro Sánchez, al que encumbró a ese puesto para cortar el paso a Eduardo Madina en el congreso extraordinario del PSOE, después de que ella decidiera no competir por el cargo. Ambas cuestiones las abordó en el primer mitin que compartió con Pedro Sánchez en Andalucía, desde que este accedió a la secretaría general, en apoyo a la candidatuda del socialista Juan Espadas a la alcaldía de Sevilla.

Desde los primeros minutos de su intervención, la presidenta de la Junta quiso resolver una de las incógnitas que sobrevuelan en el PSOE acerca de su apoyo al secretario general federal, después de que ella misma manifestara sus diferencias con Pedro Sánchez en relación con la estrategia de comunicación y evitara contestar a la pregunta de si lo apoyará en unas elecciones primarias en una entrevista a EL PAÍS. “Quiero que escuches alto y claro, porque algunos son duros de oídos: tienes el apoyo de todos los socialistas andaluces y mi cariño y afecto”, dejó dicho Díaz con la rotundidad que suele emplear cuando quiere que se la oiga sin interferencias. “Todos juntos le vamos a dar un vuelco a España”, señaló. Sánchez, que cerró el mitin, también dirigió continuas muestras de reconocimiento a Díaz y a las políticas que coordina desde la Junta de Andalucía. Ambos dirigentes almorzaron luego juntos.

Sobre la primera cuestión, Díaz habló “desde el corazón” para defender la honestidad y la honradez de las dos personas que le han precedido en el cargo, Manuel Chaves y José Antonio Griñán. El anuncio de Díaz de que los expresidentes de la Junta y siete exconsejeros tendrán que dejar el escaño si son imputados ha creado una auténtica conmoción en el PSOE, al tratarse muchas de ellas de personas muy queridas en la organización. Las dudas con este anuncio surgen porque el código ético del PSOE, recientemente aprobado, pone la raya roja de la entrega del acta cuando se abra juicio oral. La decisión de Díaz no se cuestiona en público, ni en los órganos del partido, pero sí en privado, algo de lo que la secretaria general socialista es plenamente consciente.

Sánchez no hizo ninguna referencia a la situación de los aforados en el mitin, donde empleó media docena de veces la palabra “decencia” en relación con la política. Díaz sí dio explicaciones para “desde el corazón” defender la “honestidad” de Chaves y Griñán. “Las palabras de los políticos valen muy poco, no nos creen y por eso hay que dejarse de pactos y tomar acciones”, explicó ante los suyos. “No tengo ninguna duda de su honestidad y quien no tiene nada que temer no tiene nada que ocultar”, subrayó. La líder del PSOE andaluz se mostró convencida de que “más temprano que tarde” se esclarecerá la verdad sobre este caso y que por ese convencimiento no le “tiembla el pulso” a la hora de actuar.

En la presentación de la candidatura de Espadas en su segundo intento por ser elegido alcalde de Sevilla, Díaz se mofó del actual regidor, el popular Juan Ignacio Zoido, al que lo comparó “con el pequeño Nicolás, de sarao en sarao”, mientras el aspirante del PSOE se recorre los barrios.

Los populares se plantean las elecciones en la capital andaluza como un objetivo mayor, precisamente porque es la ciudad de Díaz. Espadas defendió su trabajo en la oposición y dio muestras de cierta preocupación con la posible presentación de la candidatura de Ganemos, con José Chamizo, al frente: “Otros no pueden venir a recoger el descontento sin patearse ni un solo barrio”.