Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El concurso de Móstoles fue una verdadera estafa”

El director general de Fulton, Luis Romero, asegura que el contrato parecía amañado

Un tribunal administrativo dio la razón al Ayuntamiento mostoleño en su la adjudicación

El director general de Fulton, Luis Romero.
El director general de Fulton, Luis Romero.

El director general de Fulton Servicios Integrales, Luis Romero, calificó ayer de “verdadera estafa y fraude” el concurso de adjudicación del suministro energético y mantenimiento de los edificios del Ayuntamiento de Móstoles (207.000 habitantes). Este es el contrato más grande, con 73 millones de euros, de los investigados por la Operación Púnica. La empresa de Romero compitió en esta oferta pública con otras dos compañías. Pese a ofrecer mejoras técnicas y económicas, el concurso lo ganó Cofely, que ahora se halla en el centro de la trama de corrupción.

El contrato suponía el mantenimiento de los 147 edificios municipales de Móstoles y el suministro de electricidad, gas, gasóleo y biomasa durante un periodo de 12 años, prorrogable otros cinco más. Según recuerda Romero, los técnicos municipales informaron en la apertura de las condiciones técnicas de que Fulton había presentado la mejor oferta. Igual ocurrió en la parte económica, que suponía una rebaja del 10% sobre el precio inicial. “Lo normal es bajar en una o en otra parte. En el caso de Cofely, no hizo ni lo uno ni lo otro y se ciñó a lo que marcaban los pliegos”, recuerda el director general.

Una vez que supusieron que habían ganado, los responsables de Fulton (500 empleados) se pusieron en contacto con el Ayuntamiento de Móstoles. “Nos pusieron todo tipo de excusas para reunirnos y ver cuando empezábamos, pese a que ya se habían abierto las plicas y estaba ya todo encima de la mesa. No querían reunirse con nosotros y nos llegaron a decir que les estábamos violentando”, relata Romero.

El Ayuntamiento de Móstoles al final no les adjudicó la baja. Argumentó, según consta en las actas de Mesa de Contratación, que la oferta “contenía valores anormales o desproporcionados” en el porcentaje ofertado de rebaja del precio. La otra empresa que concurría, Dalkia Energía y Servicios, fue descartada por un error en la previsión de ingresos anuales, según los técnicos municipales.

Romero llegó a preguntarles a los responsables del contrato mostoleño si tenía algo que ver que en Cofely trabajara el exconcejal del Ayuntamiento de Madrid, Miguel Ángel Villanueva: “Me respondieron que les estaba ofendiendo”. “Impugnamos la decisión y recurrimos al Tribunal Administrativo de Contratación Pública. Encima nos pusieron una multa de 1.600 euros. Nos acusaban de retrasar la entrada en vigor de la adjudicación”, se queja Romero.

El máximo responsable de Fulton no entiende como se puede presentar una empresa (Cofely) a un concurso y no ofrecer ninguna mejora ni ninguna rebaja en el precio. “Llevo 45 años en este negocio y nunca he visto que una compañía presente una oferta solo por el tipo fijado por el concurso. Eso solo se hace cuando vas de acompañamiento y sabes que no vas a ganar. Este no es el caso. Tenían muy claro que iban a ganar”, critica el directivo. “Es impensable que se pueda hacer así si no está amañado. Suena todo a una presunta sinvergonzonería”, añade.

Por su parte, fuentes municipales de Móstoles mantuvieron en todo momento que la adjudicación se ha hecho “con total transparencia” y que el Tribunal Administrativo de Contratación Pública les dio la razón en la adjudicación a Cofely.

El PSOE pide una comisión de investigación

El concejal de Medio Ambiente de Móstoles, Alejandro de Utrilla (PP), fue detenido la madrugada de ayer por su presunta implicación en la trama de corrupción investigada en la Operación Púnica. El arresto se produjo justo al terminar el registro que efectuó la Guardia Civil en el Departamento de Contratación del Ayuntamiento mostoleño. El PSOE, con David Lucas al frente, ha pedido la celebración de un pleno extraordinario y que se abra una comisión especial de investigación para aclarar las supuestas irregularidades.

El alcalde de Móstoles, Daniel Ortiz, suspendió a Utrilla en la mañana de ayer hasta ver en qué situación queda tras pasar a disposición del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, que instruye el caso. Desde el Ayuntamiento se recordó que se trata de una medida temporal tomada “desde la presunción de inocencia” con la que se busca que el concejal pueda ejercer una mejor defensa. “Para salvaguardar la imagen del Ayuntamiento, le suspendemos cautelarmente sin que ello suponga aceptar o admitir su culpabilidad”, señaló el alcalde.

David Lucas calificó de “muy tímida” la actuación del alcalde. En su opinión le tenía que haber destituido “de manera inmediata” y haberle pedido su acta de concejal. “Desde el primer momento nos opusimos al contrato con Cofely porque era muy alto [73 millones de euros] y a muy largo plazo. Algo olía muy mal desde el principio”, añadió el portavoz del PSOE.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram