Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imputados dos mandos policiales por colaborar con una red de prostitución

El Ayuntamiento de Barcelona solo ha suspendido de empleo a uno de los agentes

Uno de los policías imputados. Ampliar foto
Uno de los policías imputados.

La juez que investiga una trama de corrupción policial relacionada con dos prostíbulos de Barcelona ha citado a declarar como imputados a dos altos mandos de la Guardia Urbana de Barcelona. El intendente mayor Jesús Hernando —uno de los cinco de rango superior en el cuerpo— y su hermano, el inspector Agustín Hernando, tendrán que dar explicaciones por los supuestos tratos de favor a un empresario de la noche.

La titular del Juzgado de Instrucción número 10 de Barcelona, Míriam de Rosa, les ha citado para el próximo 14 de noviembre junto a otros dos nuevos imputados en la causa: Artur R. y Enrique S. Los dos mandos tuvieron intervenido el teléfono por orden judicial varias semanas. Sus conversaciones revelan que, presuntamente, favorecieron los intereses del principal implicado en la trama, el empresario Carlos Caballero, aunque por ahora se desconoce si lo hicieron a cambio de dinero o dádivas.

Como adelantó EL PAÍS, los mandos de la Guardia Urbana ayudaron a Caballero a solventar unos trámites municipales relacionados con la instalación en uno de sus locales de un aparato de aire acondicionado de grandes dimensiones que precisaba cortar la calle. El empresario también se quejó ante los dos hermanos de una furgoneta policial que rondaba sus locales. Los mandos se comprometieron a echarle una mano.

El Ayuntamiento de Barcelona suspendió el pasado 17 de octubre de empleo y sueldo a Agustín. La Guardia Urbana abrió una investigación interna cuando se hizo público el sumario en el que aparecieron los nombres del inspector Agustín y el intendente mayor Jesús Hernando. Pese a que ayer la juez decidió imputar a los dos hermanos el Consistorio informó de que solo mantendrá el castigo para Agustín, mientras que el intendente mayor seguirá desarrollando su trabajo “con normalidad”.

La juez sospecha que realizaron gestiones irregulares para la trama

La juez Míriam de Rosa ha imputado a Jesús y Agustín, apodados por los miembros de la organización como los Policemans e individualmente como Chus y Cuchi, después de que aparecieran en diversas conversaciones realizando diversas gestiones para locales de la red de prostitución y consumiendo en su interior gratuitamente. Son varias las imputaciones que se les hacen. En una de las informaciones grabadas informaban sobre cómo eludir inspecciones en los locales nocturnos. Chus, presuntamente, contactó con el jefe de sala de autobuses de TMB para desplazar una parada en beneficio de uno de los locales de la trama.

En una de las conversaciones del sumario Agustín ofrece supuestamente a un amigo unas latas de cerveza intervenidas. También destaca que el intendente y su hermano recibieron entradas para el partido de fútbol del trofeo Joan Gamper en el Camp Nou en la zona de tribuna, al parecer proporcionadas por la red.

Para el próximo 17 de noviembre están citados a declarar otros testigos, entre ellos responsables de restaurantes y locales de ocio vinculados a las gestiones presuntamente irregulares realizadas por los dos urbanos.

Más información