Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta revisará sus planes de empleo ante la subida del paro al 35%

Susana Díaz reclama a Mariano Rajoy que “mire al sur y arrime el hombro”

Los diputados del PP abandona sus escaños en protesta por el reparto de los tiempos de intervención. Ampliar foto
Los diputados del PP abandona sus escaños en protesta por el reparto de los tiempos de intervención.

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) sobre Andalucía correspondiente al tercer trimestre del año conocidos este jueves han supuesto un jarro de agua fría. En el conjunto de España el paro desciende al 23,67%, pero en la comunidad sube al 35,21% (18.800 personas más), un diferencial de 11,5 puntos. No era un dato esperado por el Gobierno andaluz de coalición cuya presidenta, Susana Díaz, admitió las cifras como “malas” y las achacó a la pérdida de empleos en la agricultura.

La socialista se mostró dispuesta a “evaluar, mejorar o sustituir” los planes autonómicos puestos en marcha contra el paro, la mayoría de ellos ligados a los Ayuntamientos. Esta fue también la posición manifestada por el portavoz de IU, José Antonio Castro, en la sesión de control del Parlamento, para quien es necesario hacer un chequeo a estos programas -que según la Junta suman 900 millones de euros-, para “saber si son adecuados o hay que rectificar”. Ambos, no obstante, culparon a la reforma laboral del aumento del desempleo. La meta del Gobierno autónomo, la "obsesión" como alguna vez la ha calificado la propia Díaz, es bajar el millón de parados registrado en las oficinas de empleo, un objetivo que por ahora no se ve cerca.

Al defender cambios en los programas regionales, tanto PSOE como IU asumen su parte de responsabilidad ante la lacra del paro, que según la EPA afecta a 1,4 millones de personas en Andalucía. Pero son programas paliativos que alivian pero no solucionan el principal problema de la comunidad. Una vez más, la presidenta de la Junta pidió al Gobierno central inyecciones estatales para crear empleo en Andalucía. “Tiene que mirar al sur, tiene que arrimar el hombro”, reclamó Díaz a Rajoy. La presidenta de la Junta confía en que el Gobierno del PP, como ha avanzado la ministra de Agricultura, rebaje el número de peonadas a los jornaleros para acceder a las prestaciones, ante la previsible merma de la producción agraria por el mal tiempo.

Los datos del paro fueros usados a fondo por el portavoz del grupo popular, Carlos Rojas, para atacar con dureza al Gobierno de coalición. Rojas reprochó a Díaz su “obsesión por su posición personal” dentro del PSOE mientras que “no hace nada” por bajar las cifras de parados. “Aparte de confrontación y victimismo, ¿usted qué les ofrece al 1,4 millones de desempleados?”, se preguntó.

El grupo popular aplaudió con fuerza la afirmación de Rojas de que “en España se está creando empleo y en Andalucía se está creando paro” y el aumento de la brecha con la media de España en casi 12 puntos. Rojas negó que Rajoy no este dedicando esfuerzos a Andalucía. “Él mira a Andalucía, es usted la que se mira a sí misma”, subrayó.

Del paro Rojas pasó a hablar de la corrupción y de los cargos socialistas imputados. En el otro lado de la red le esperaba Díaz, quien aludió al “desfile de la camada de Aznar” ante los jueces. Este peloteo se sucedió también con mutuas referencias a los liderazgos en el PSOE y en el PP. Rojas acusó a la socialista de robarle plano al secretario federal, Pedro Sánchez, quien el próximo 8 de noviembre participará en un acto en Sevilla. Díaz le instó a estar atento a a que en el PP "algunos han encontrado una esperanza para Andalucía "en alusión a la vicepresidenta de la Cámara, Esperanza Oña, la única de los seis alcaldes del PP que ha optado por permanecer en el Parlamento y dejar su puesto de alcaldesa.

Este intercambio acabó con un plante del grupo popular por orden de su secretaria general, Dolores López Gabarro, por la rigurosa decisión del presidente de la Cámara, Manuel Gracia, de no dar turno de réplica a Rojas ya que había consumido sus siete minutos reglamentarios. Todos los diputados del PP se ausentaron unos cinco minutos del pleno. Esta decisión no fue vista con buenos ojos por todos los parlamentarios populares, aunque ninguno incumplió la instrucción de su secretaria general.

El portavoz del PP presentó un escrito de queja dirigido a Manuel Gracia por lo que considera "una merma" de los derechos de su grupo y "un proceder impropio y parcial".