Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Obituario

Héctor Borrat, un cristiano de izquierdas que defendió a los nuncios

Exiliado en Barcelona en 1973, fue profesor de la facultad de Periodismo y de Blanquerna

El periodista Héctor Borrat.
El periodista Héctor Borrat.

Leo con pesar la noticia del fallecimiento del profesor uruguayo Héctor Borrat Matos (Montevideo 1928-Barcelona 2014). Periodista, fue redactor y miembro del consejo de redacción del semanario Marcha, y después editor de la revista de pensamiento cristiano crítico Víspera, hasta que la dictadura militar proclamada en 1973 clausuró ambas revistas y encarceló y torturó a dirigentes considerados de izquierdas, entre ellos a Borrat.

En el primer intermedio del Concilio Vaticano II el cardenal belga Suenens, uno de los grandes protagonistas del Concilio, en una entrevista a la revista francesa Informations Catholiques Internationales propuso una revisión a fondo del plan de trabajo conciliar, desbordado por un alud de proyectos de documentos sobre todo lo divino y humano y queriendo centrarlo en el tema de la Iglesia, considerada en dos ámbitos: Ecclesia ad intra y Ecclesia ad extra. Al mismo tiempo, más allá del concilio, Suenens sugería cambios importantes en la organización de la Iglesia, y entre ellos pedía la supresión de los Nuncios Apostólicos, representantes diplomáticos del Papa y del Estado vaticano ante los Jefes de Estado. Entonces Héctor Borrat, desde su revista Víspera, se le opuso. Dijo que tal vez en Bélgica no necesitaban Nunciaturas, pero sí hacían falta en América Latina. En primer lugar, para poderse asilar cuando gobiernos de extrema derecha los persiguieran. Además, pensaba que la mayoría de obispos de América Latina no emprenderían a fondo las reformas que se anunciaban para después del Concilio si no les empujaba a ello el representante del Papa.

Algunos años después tuve noticia de que al advenimiento de la dictadura Héctor Borrat había sido detenido. Pensé que si él, con la autoridad que le prestaba ser cristiano crítico, había defendido a los nuncios, sería justo que los nuncios lo defendieran ahora a él. Por medio de un joven monje de Montserrat que durante su servicio militar había tenido relación con el nuncio Dadaglio y mantenía una relación cordial con él, le hice llegar un memorial exponiendo el caso y solicitando una gestión diplomática en favor del detenido. Mons. Luigi Dadaglio (1914-1990) fue nuncio en España del 1967 al 1980, el mejor sin duda de todos los nuncios en Madrid de la historia contemporánea. Ahora, en el centenario de su nacimiento, ha sido recordado con merecidos elogios. Por su intermedio, y con la colaboración del cardenal Tarancón, Pablo VI, en pleno concordato y vigente el derecho de presentación de Franco, por el atajo de los obispos auxiliares, que no entraban en el Concordato, renovó el episcopado español en sentido aperturista (más tarde Juan Pablo II, sin Concordato ni derecho de presentación, lo cambió de nuevo, pero en sentido opuesto). Pero monseñor Dadaglio me contestó que no podía intervenir porque se trataba de otro país. En esto me decepcionó.

Borrat fue finalmente puesto en libertad pero tuvo que exiliarse. Se refugió en Barcelona, donde fue muy bien acogido por Lorenzo Gomis, Roser Bofill y el equipo de El Ciervo. Fue colaborador habitual de esta revista y profesor en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la universidad católica Blanquerna. En 2012 le fue concedido el Premio Extraordinario de la Comunicación Blanquerna. Descanse en paz.

 

Hilari Raguer es historiador y monje de Montserrat