España conquista la Games Week

La feria de videojuegos más visitada del país apuesta por los creadores nacionales

Imagen de 'Rime', videojuego español desarrollado para la consola PS4 y gráficamente inspirado en Sorolla.
Imagen de 'Rime', videojuego español desarrollado para la consola PS4 y gráficamente inspirado en Sorolla.

Un chiquillo con un palo. Pero su objetivo no es causar daño, sino descubrir los misterios de una isla sin usar la violencia. Una obra sobre la soledad y la niñez con Sorolla, Miyazaki y Saint-Exupéry como referentes. Rime, que así se llama, es un videojuego español.

Y es la punta de lanza del momento efervescente que vive el medio en España y que encontrará en Madrid Games Week, un enorme escaparate de la creatividad en este país, desde hoy para los profesionales y mañana viernes para el público en general y hasta el domingo en Ifema. 55 compañías expondrán 65 juegos. El año pasado, en la primera edición, había nueve empresas.

Póster de la aventura gráfica española 'Randal's monday'.
Póster de la aventura gráfica española 'Randal's monday'.

Se respira optimismo. “Yo creo que los juegos ya están integrados en la vida diaria de todos. Esta industria es ya mucho más grande que el cine y no hace más que crecer. Como esta feria, que está para quedarse”, dice Javier Sanz, director comercial del certamen.

La feria del videojuego más populosa de España —52.000 visitantes en 2013, y previsiones de la organización de superar esa cifra— apuesta por la creación propia de una industria que en España ya genera 313,7 millones de euros. “De creatividad estamos muy bien. Lo que nos hace falta es hacer juegos más grandes y más inversión”, dice Gonzo Suárez, diseñador del clásico Commandos y vicepresidente de la Academia de las Artes Interactivas, porque en realidad esa cantidad no deja de ser una minucia frente a lo que el sector mueve en el mundo: 70.000 millones de euros, el doble que el cine.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En España abundan juegos en inglés que intentan abrirse camino en el mercado internacional. Aventuras gráficas como Randal’s Monday, en la que un adolescente repite una y otra vez el mismo lunes. Pero deben tener algo propio. Raúl Rubio, líder de Tequila Works, compañía responsable de Rime, que ha sido desarrollado para PS4, la consola de la poderosa multinacional japonesa Sony, dará una charla el domingo a las 16.00 titulada Añadiendo picante: cómo las raíces culturales añaden sabor a un proyecto global.

Madrid Games Week será también un viaje a todos los bombazos del videojuego que pudieron verse en las ferias de Tokio, Los Ángeles o Colonia a un precio más asequible: 12 euros en taquilla. Títulos como Alien Isolation y La tierra media: sombras de Mordor estarán entre las estrellas de la feria. Los dos han dado una vuelta de tuerca a las mecánicas clásicas: Isolation ofrece una partida de gato y ratón con un octavo pasajero invulnerable y La tierra media… ha inventado un sistema narrativo, Némesis, que permite a los orcos que enfrenta el jugador recordar los combates pasados.

Póster para 'The order', una de las grandes superproducciones de PS4 para 2015 y jugable en la Madrid Games Week.
Póster para 'The order', una de las grandes superproducciones de PS4 para 2015 y jugable en la Madrid Games Week.

Habrá también mucha experimentación visual, una de las señas de identidad de esta nueva generación de consolas, con la estética pop de Sunset Overdrive (Xbox One), la búsqueda del claroscuro de Caravaggio de The Order 1886 o apuestas como la del Yoshi’s Woolly World (Nintendo Wi U), que recrea todos los personajes y escenarios imitando a la lana. Los que quieran jugar al otro lado de la pantalla, podrán disfrutar de la realidad virtual de Oculus Rift, pues la organización ha confirmado que la apuesta de Facebook volverá a contar con su sitio en los más de 6.500 metros cuadrados netos de la feria.

No acaba la oferta en lo mainstream y lo español. 55 juegos mostrarán la creatividad de Polonia, una iniciativa de nuevo cuño con pretensiones de continuidad: “No lo planteamos como una salida a Europa, sino para internacionalizar nuestra industria. Por eso es bueno traer a desarrolladores extranjeros. Para conocerlos y que nos conozcan”, señala Suárez.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS