Barberá gastó 7.223 euros en el viaje en que cenó con Ecclestone

La alcaldesa contrató un coche privado y pasajes de vuelta en preferente

Rita Barberá con el patrón de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, en 2007 en Valencia.
Rita Barberá con el patrón de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, en 2007 en Valencia.VÍCTOR FRAILE (REUTERS)

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, acompañada del concejal de Deportes, Cristóbal Grau, gastó en dos días y medio 7.223,83 euros en billetes de avión y alquiler de un coche privado durante el viaje a Londres al que fue invitada por el Valencia CF para asistir al partido de Champions ante el Chelsea el 6 de diciembre de 2011. La regidora salió de la capital con la expedición valencianista el día 5 en un avión fletado expresamente para el encuentro pero no regresó con el resto la madrugada del día 7. Lo hizo a la mañana siguiente, en torno a las once horas, del aeropuerto de Heathrow en dirección a Madrid y luego a Valencia en clase preferente.

Fueron dos billetes de avión, a razón de 1.155,51 euros cada uno, cuyos titulares, según las facturas aportadas por Compromís, eran la alcaldesa Rita Barberá y el concejal Cristóbal Grau. Durante su estancia en Londres, la regidora contrató un coche privado que estuvo a su disposición ocho horas el día 5, 16 horas el día 6 —de 9 a 17 horas más otras ocho horas extras—, y que los trasladó al aeropuerto el último día. El Ayuntamiento, con el presupuesto congelado por la crisis, abonó 2.311 euros por los pasajes y 4.912 euros más por el uso del vehículo.

Un portavoz oficial asegura que los gastos del viaje sumaron unos 5.000 euros, 2.000 menos de lo que dicen las facturas

A su vuelta a Valencia, la alcaldesa contó que cenó en Londres con el patrón de la F-1 Bernie Ecclestone, que organizaba desde 2008 el Gran Premio de Europa en Valencia y aseguró haberse reunido con grupos de inversores británicos para venderles proyectos de la capital. “Cualquier cosa que diga”, comentó en diciembre de 2011, “puede estropear” las negociaciones.

Su encuentro con el patrón de la F-1 fue de carácter privado. No desveló su conversación con el magnate británico acerca del futuro del campeonato que, después de cuatro ediciones y cuantiosas pérdidas económicas, se hallaba en la cuerda floja por las dificultades de la Generalitat, acuciada por las deudas y los recortes, de soportar el canon establecido. De hecho, el último GP de Europa se celebró en 2012.

Un portavoz oficial de la alcaldía de Valencia ha asegurado a este diario que los gastos del viaje sumaron unos 5.000 euros —unos 2.500 euros por el vehículo y algo más de 1.000 euros por cada billete de avión—, pero las facturas a las que ha tenido acceso este diario suman 7.300 euros. Este portavoz añadió que la regidora se entrevistó con dos inversores británicos, pero no precisó cuántas entrevistas hubo, con quién, con qué objetivo y cuál fue el resultado. Uno de ellos fue el del grupo Arena Stadium.

Más información
Todavía se negocia el coste de la Fórmula 1
Camps hizo a la Generalitat garante de toda la Fórmula 1 la víspera de dimitir
El fiscal aprecia indicios delictivos en la forma en que se montó la F-1

Barberá ha sido junto al expresidente de la Generalitat Francisco Camps la gran defensora de la F-1. No solo estuvo al lado de Camps y Ecclestone cuando el magnate condicionó la celebración del Gran Premio en Valencia a que el PP ganase las elecciones en 2011. Fue también la que en octubre de ese mismo año —dos meses después de la dimisión de Camps— desveló un encuentro entre el magnate y Alberto Fabra: “Era muy importante, tremendamente importante que se conocieran”, dijo. Su único comentario es que las conversaciones para la continuidad de la carrera, iban “por muy buen camino”.

Dos días después del regreso de Barberá de Londres, el Consell anunció que una empresa de la Generalitat se quedaría con los derechos del GP, hasta entonces propiedad en un 50% de Valmor Sport. Circuito del Motor pagó menos de un euro por Valmor pero asumió una deuda de casi 50 millones de euros (entre deuda directa y con terceros). El evento que no iba “a costar ni un euro” a los valencianos lleva consumidos cerca de 300 millones de euros y la fiscalía lo está investigando.

Joan Ribó, portavoz municipal de Compromís, critica el malgasto de dinero público. “En un viaje al que había sido invitada por el Valencia CF, la alcaldesa acaba gastándose más de 2.000 euros de las arcas públicas en billetes de avión y casi 5.000 euros por disponer de un vehículo privado para tan solo tres días”, declara. Además, destaca la coincidencia de que Barberá se reuniese con Ecclestone, precisamente cuatro días antes de que el Consell decidiera adquirir Valmor Sports por un euro y asumiendo todas sus deudas.

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS