Castedo vive su pleno más tenso con 400 personas pidiendo su dimisión

Afines y contrarios a la alcaldesa de Alicante acaban insultándose en el salón plenario El PP tumba con su mayoría la moción de censura de Esquerra Unida

La Policía Local de Alicante requisa carteles de "Castedo Dimisión" en el pleno municipal.Foto: atlas | Vídeo: Pepe Olivares

Los gritos de "Castedo dimisión" se colaron ayer hasta el salón de plenos del Consistorio de Alicante. Unas 400 personas —dato policial— reclamaron en la plaza del Ayuntamiento la dimisión de la alcaldesa Sonia Castedo durante una sesión plenaria en la que el equipo de gobierno del PP impuso su mayoría absoluta en una moción de Esquerra Unida (EU) en la que se pedía la dimisión de la regidora.

El Partido Popular pronosticó el pasado lunes que el pleno sería "normal", pero las 10 furgonetas policiales y los más de 50 agentes apostados en las inmediaciones del Consistorio decían lo contrario. La figura de Castedo, imputada en dos investigaciones por cinco supuestos delitos, reunió ayer a más de una veintena de movimientos y partidos. La concentración se desarrolló pacíficamente y no sin cierto humor entre lo manifestantes, que llegaron a colarse en el Ayuntamiento detrás de un grupo de turista que miraban sorprendidos. En dos ocasiones, policías locales tuvieron que sostener desde el interior las portalones consistoriales. La Policía Nacional acabó creando un cordón de seguridad.

Un doble cordón de policía nacional y local custodia la fachada del Ayuntamiento de Alicante durante el pleno.
Un doble cordón de policía nacional y local custodia la fachada del Ayuntamiento de Alicante durante el pleno.Pepe Olivares

En el pleno, PSPV y UPyD apoyaron la moción de EU en la que se exigía la dimisión de Castedo y el gerente y jefa jurídica de Urbanismo, Enrique Sanus e Isabel Campos, también imputados en el llamado caso Rabassa. La Justicia investiga a los tres por favorecer los intereses del gran contratista municipal, Enrique Ortiz.

La alcaldesa, con semblante serio durante la mayor parte de la sesión, se revolvió ante los parlamentos de la oposición. A la socialista Loles Fernández le espetó "no sé si usted podría ser acusada de cohecho por el reciente viaje que ha realizado a la ribera del Duero con un empresario". Amiga de lo coloquial, la remató con “Manolete, Manolete, si no sabes torear, para qué te metes”. En otro momento, incluso recriminó a varios ediles el uso de Twitter.

El momento más agrio lo mantuvo con el concejal de EU, Miguel Ángel Pavón. Este llegó a llamarla "!imputadísimia señora alcaldesa" y Castedo acabó apagándole el micrófono tras instarle a que finalizara. Simpatizantes de Podemos, Compromís y EU, incluidas las dos diputadas Mireia Mollà y Esther López, saltaron entonces al grito de "¡Castedo dimisión!". La sala, llena de asesores del PP y, según varias fuentes, de trabajadores de Ortiz, se convirtió en un revuelo de insultos y empujones que no fue a más tras la salida de quienes alzaron el grito de dimisión. "No sé si nos echan para protegernos o por armar ruido", dijo una mujer enfilando la puerta. Dentro quedaron los afines a Castedo. En las dos intervenciones siguientes, se escucharon insultos desde el público contra Pavón.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS