Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El árbol que mató a un hombre en Vallecas fue revisado hace 20 días

La rama del ejemplar estaba podrida pero el daño, según el Ayuntamiento de la capital, era "indetectable"

El delegado de Medio Ambiente, Diego Sanjuanbenito, este martes. Ampliar foto
El delegado de Medio Ambiente, Diego Sanjuanbenito, este martes. EFE

El Ayuntamiento de Madrid, que gobierna Ana Botella (Partido Popular), ha asegurado esta mañana que el estado de los dos millones de árboles bajo cuidado municipal es el "adecuado", y su mantenimiento es "el recomendado por los expertos y el que tradicionalmente se ha realizado". El árbol que mató ayer al vecino de Vallecas fue revisado hace 20 días. "Nuestra gestión es la adecuada, conocemos la preocupación ciudadana y queremos transmitir un mensaje de confianza", ha señalado el concejal de Medio Ambiente, Diego Sanjuanbenito, en una comparencia extraordinaria ante la prensa tras el "triste suceso" que provocó anoche una víctima mortal.

Un hombre de 72 años falleció a las 21.24 del lunes aplastado por la caída de una rama de un olmo cuando caminaba por la acera de la calle Virgen de las Viñas, en el distrito de Villa de Vallecas. La rama, de 80 centímetros de perímetro, se desprendió desde ocho metros de altura de un árbol que mide 18 metros y que, según ha señalado esta mañana Sanjuanbenito, no presentaba "ninguna afección ni daños externos". La rama caída estaba podrida, pero el daño, que según el concejal provenía del tronco, no mostraba signos visibles y era "indetectable".

El árbol fue podado en febrero de 2008. Y según Sanjuanbenito, la frecuencia media de poda de olmos es de ocho años. Ese ejemplar en concreto fue inspeccionado por los técnicos responsables, de la empresa Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), el pasado 19 de agosto sin que "aparentemente presentara ninguna sintomatología". Así, la pudrición de la rama fue, según Sanjuanbenito, "imposible de detectar".

El pasado 21 de junio, otro hombre, de 38 años, falleció al caerle encima una rama de 400 kilos de una falsa acacia cuando jugaba con sus hijos en el parque de El Retiro. Según señaló días después el Ayuntamiento, el árbol estaba sano pero sufrió una descompensación de humedad y un golpe de calor. Justo un mes después, un cedro de 20 metros se desplomó en ese mismo parque, causando heridas leves a una niña de siete años.

Sanjuanbenito ha defendido que se llevan a cabo "inspecciones continuas" para detectar riesgos, se realizan "los tratamientos fitosanitarios adecuados para cada especie", y se han incrementado las podas, en concreto un 60% en la campaña 2012-2013 sobre el año anterior (de 8.611 a 13.927), y las talas, en este caso un 236% (de 615 a 2064).

Pero "ni la gestión adecuada elimina por completo los riesgos asociados a tener árboles en la ciudad". "Si no logramos que haya tranquilidad por parte de los vecinos, no estaremos haciendo bien nuestro trabajo", ha señalado Sanjuanbenito, que ha anunciado pues que se reforzaran "las labores de control e inspección" por parte de las contratas municipales que cuidan del arbolado. Además, se "adaptará la poda a criterios para reforzar la seguridad ciudadana, con podas más intensas", y se llevará a cabo una "revisión completa y exhaustiva del arbolado" de toda la ciudad, elaborando fichas con todos sus datos.

El Ayuntamiento ampliará además los dos estudios específicos que ahora está realizando en el eje Prado-Recoletos y en la colonia del Manzanares (y que estarán listos a finales de mes) a otras zonas de la ciudad "en función de la edad y especies del arbolado". Por ultimo, Sanjuanbenito ha anunciado que convocará una comisión municipal extraordinaria sobre estos asuntos para escuchar las opiniones de la oposición (PSM, IU y UPyD).

El Consistorio madrileño niega que la caída de árboles esté relacionada con los recortes presupuestarios

Desde el primer incidente, se han sucedido las caídas de árboles e incluso de ejemplares enteros por toda la ciudad, provocando la alarma de los madrileños y fuertes críticas al Ayuntamiento, que siempre ha negado que esto tuviera que ver con los recortes presupuestarios de los últimos tres años en el área de Medio Ambiente o con la contratación de empresas privadas el pasado verano para realizar las tareas que durante décadas habían corrido a cargo de los jardineros municipales.

Estos se hallan ahora circunscritos al parque de El Retiro, donde se produjeron precisamente los primeros incidentes. El cuidado del arbolado del resto de la ciudad está en manos de las empresas FCC, Sacyr, OHL y Ferrovial, que obtuvieron los contratos con rebajas de costes superiores al 20% sobre lo requerido por el Ayuntamiento. Sanjuanbenito ha insistido este martes en que el expediente de regulación temporal de empleo que afecta a tres de estas empresas y que ha sacado de las calles a más de 200 jardineros, según denuncia IU, no ha tenido incidencia alguna en la campaña de podas. "Las empresas han organizado su trabajo para que toda la plantilla estuviera activa durante la poda", ha explicado, añadiendo que es en ese momento cuando se realizan las inspecciones para detectar posibles riesgos.

"Madrid es una de las ciudades más arboladas del mundo, con dos millones de ejemplares de conservación municipal. En lo que va de año, se han producido intervenciones de emergencia en el 0,006% de esos árboles, es decir, seis actuaciones por cada 10.000", explicó Sanjuanbenito en julio, en comisión municipal, tras el incidente mortal de El Retiro. Ese día anunció la creación de una comisión de expertos que revisa desde entonces los 25.000 árboles del parque.

Según los datos municipales hechos públicos esta mañana, "el volumen de caída de ramas es similar a años anteriores". De hecho, Sanjuanbenito ha recalcado este martes que las peticiones ciudadanas de intervención por daños personales o materiales debidos a este motivo han sido hasta septiembre inferiores a otros ejercicios. En concreto, en 2013-2014fueron 230, frente a las 277 del año anterior y las 2067 del anterior ejercicio. El último incidente mortal tuvo lugar en el año 2000, cuando la caída de un chopo aplastó a un niño.

14 años sin víctimas

La última víctima mortal por el derrumbe de una rama o un árbol en Madrid, antes de los dos incidentes de este verano, fue un niño de 11 años aplastado el 14 de abril de 2000 por un chopo derribado por el viento en el distrito municipal de Usera. Esta es la noticia publicada por EL PAÍS al día siguiente:

“Óscar Escudero Rodríguez, de 11 años, murió ayer tarde, mientras jugaba de portero al fútbol, al caerle encima un chopo de 15 metros de altura derribado por el fuerte viento. Ocurrió frente a la casa de Óscar, en el número 147 de la calle del Cristo de la Victoria. El muchacho fue golpeado por la copa del árbol. Eran las 19.05. Las ramas derribaron al chaval contra el suelo, con la fatalidad de que su cabeza golpeó con violencia la acera. Su madre presenció el accidente y exclamó: ‘El árbol ha dado a un niño’. A los pocos segundos descubrió que era su hijo.

El árbol se tronchó por la raíz a causa del fuerte viento que ayer tarde sopló en Madrid, según la Jefatura Superior de Policía. Los vecinos de la calle del Cristo de la Victoria recordaron anoche con pesar que el año pasado ya se cayó otro árbol. Y que, pese a sus quejas por escrito ante la Junta Municipal, debido al mal estado de los árboles, nunca les hicieron caso.

El concejal del distrito de Usera, Carlos Izquierdo (PP), anunció que ya había dos investigaciones en marcha: una a cargo de la empresa adjudicataria de la conservación del arbolado del distrito y otra a cargo de técnicos municipales, a fin de determinar las causas del accidente. ‘La zona está en un sitio elevado y es un patio interior muy abierto, expuesto al viento, que ha podido ser la causa última del accidente’, apuntó el edil”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información