La integración se abre paso en el PSE de Álava y en Bizkaia crece la pelea

Mikel Torres cuida las agrupaciones mayoritarias de Barakaldo y Bilbao para desnivelar la pugna con Iñaki Egaña

Representantes de la candidatura de Idoia Mendia en la presentación de sus avales.
Representantes de la candidatura de Idoia Mendia en la presentación de sus avales.Alfredo Aldai (EFE)

El PSE-EE de Álava camina hacia una integración “ordenada” entre las dos opciones que pugnan, con evidente desequilibrio de fuerzas internas, por sustituir a Txarli Prieto en la secretaría general. Los dos candidatos se arrogan el primer paso en la búsqueda de este acercamiento entre dos posiciones que ahora mismo están mucho menos alejadas que hace un año. Pero Cristina González e Iván Ruiz de Eguilaz se sienten obligados a procurar esta aproximación en una territorial que viene encajando pésimos resultados electorales a pesar de haber dispuesto en legislaturas no lejanas de un añorado peso institucional.

No obstante, queda mucho camino por recorrer. En la candidatura de los críticos, de hecho, se confía en que “hasta las 48 horas anteriores a la presentación de las listas” hay tiempo suficiente para alcanzar este acuerdo. En el sector oficial, que se saben ganadores, se llegó a perder la esperanza de un acuerdo después de la falta de respuesta a un primer guiño como fue la inclusión de Ruiz de Eguilaz en el grupo de delegados al Congreso Federal del PSOE que ratificó el inicio de etapa de Pedro Sánchez. Incluso, en el entorno de Cristina González sigue sorprendiendo que no hayan recibido propuesta alguna desde el lado contrario. “La puerta al entendimiento está abierta, pero si no quieren luego no pueden hablar de rodillo”, advierten.

Desde la dirección nacional del PSE-EE se confía en esta integración, aunque hay quien no olvida aquel día en el que tres representantes del sector crítico de la afiliación alavesa pidieron en la sede central de Bilbao la documentación sobre los trámites a seguir para presentar una alternativa a Idoia Mendia, que nunca fraguó por la clamorosa falta de apoyos sólidos.

En cambio, en Bizkaia crece la tensión por la pugna que mantienen los dos candidatos, Mikel Torres e Iñaki Egaña. Más allá de la clara desigualdad que desprende la cifra de avales recibidos en favor del actual alcalde de Portugalete, en la dirección del PSE-EE se guarda un calculado silencio sobre el resultado final que oficialmente se interpreta como un gesto de exquisita imparcialidad pero que muchos consideran un reflejo de las dudas que les asisten.

Los críticos alaveses creen que hasta "48 horas antes" hay tiempo para el acuerdo

“Aquí se creía que a Egaña le apoyaba la dirección porque estaba cerca de Pastor, pero en realidad es a Mikel Torres a quien le apoya el establishment del partido”, definía un exdirigente del PSE-EE la correlación de simpatías de la cúpula del socialismo vasco en relación a los dos candidatos. Pastor, eso sí, está manteniendo una reconocida equidistancia ante el desenlace de su relevo aunque hay quien le denota un cierto malestar por la coincidencia de estos dos aspirantes —sus dos colaboradores más próximos— y las derivadas que esta campaña ocasionen al partido a corto plazo en la plaza electoral de Bizkaia.

Precisamente la condición de alcalde de Torres constituye uno de los motivos de mayor controversia, alentada sobre todo desde la candidatura rival y en la que se incidirá durante la próxima campaña oficial por las agrupaciones locales. “Si Torres pierde, los electores de Portugalete pueden decir que no le quieren ni en el partido y si gana, muchos creerán que no prestará tiempo al pueblo al tener dos cargos”, se puede escuchar en el entorno de Egaña. Torres, en cambio, advierte de que “mi primer lugar es Portugalete”, ratificando así su nítida vocación municipalista.

Donde Torres no tendrá que justificarse es entre la afiliación de Barakaldo y Bilbao, las agrupaciones más poderosas de Bizkaia, donde figuran dirigentes influyentes, y que considera un terreno abonado para desnivelar al final la contienda. Mientras, Egaña, con un conocimiento “de cada palmo” de las sedes socialistas en este territorio ha extendido su extensa ronda de contactos sin esperar siquiera al inicio de la campaña bajo el lema de la confrontación directa de ideas, consciente del valor de un voto entre una familia socialista bastante pesimista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS