Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Varias entidades denuncian una reforma sanitaria que “niega” asistencia a menores

Protesta contra el decreto que retiró la tarjeta sanitaria a 78.000 personas en la Comunidad

Cabecera de la concentración contra la reforma sanitaria en la Plaza de la Virgen de Valencia.
Cabecera de la concentración contra la reforma sanitaria en la Plaza de la Virgen de Valencia.

La Mesa d’Entitats de Solidaritat amb els Inmigrants y el  Observatorio del Derecho Universal a la Salud de la Comunitat Valenciana, además de numerosos profesionales sanitarios y ciudadanos en general han protestado este domingo en la Plaza de la Virgen de Valencia contra una reforma sanitaria que, en sus dos años de aplicación, ha supuesto negar asistencia médica a 700 personas. De ellas, 79 eran menores "que en cualquier lugar del mundo deben contar con una protección especial, denuncian los convocantes de esta concentración dominical.

La concentración coincidía con el segundo aniversario del Teal Decreto 16/2012 que reformaba los servicios de salud públicos y dejó  en la Comunidad Valenciana "a 78.000 personas sin atención sanitaria",  al retirarles la tarjeta, por lo que la Mesa y las 70 entidades que conforman el Observatori pedían en Valencia este domingo su derogación.

"Migrar es un derecho, no hagas de ello un problema", reclamaba la pancarta que presidía la concentración, en la cual han  tachado la reforma  de "inhumana", porque "pone vidas en peligro". Las entidades convocante estiman que desde hace dos años "78.000 personas se han quedado sin atención sanitaria en la Comunidad" a causa de esta reforma, que, además "no supone ningún ahorro".

También se han referido a la creación del Programa Valenciano de Protección a la Salud, hace un año, para puntualizar que sólo se han podido acoger  a éste 3.500 personas de las 78.000 a las que le fue retirada la tarjeta, "no ha tenido ningún efecto para mejorar el acceso a la atención sanitaria, ha provocado más confusión entre el personal sanitario y las personas inmigrantes sobre su derecho".