Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo católico quiere plantar 1.300 cruces en la Sierra

El colectivo se declara "resuelto a acometer esta pequeña heroicidad, con abnegación y valor"

Captura de pantalla de la web Infovaticana
Captura de pantalla de la web Infovaticana

La Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid ha pedido a una organización religiosa que abandone la propuesta de instalar 1.300 cruces de hierro de unos cuatro metros de altura y 1.300 estatuas de la Virgen María en las cimas del Sistema Central. Las autoridades ya han retirado dos de ellas. 

Medio Ambiente ha asegurado que "no se puede subir a un Parque Nacional y poner un objeto sin permiso". "Este comportamiento es sancionable, pero de momento estamos intentando ponernos en contacto con ellos para evitar que continúen con su propósito", afirman desde la Consejería. Por el momento no han logrado contactar con las asociaciones organizadoras. El artículo 3 de la Ley 7/2013, de 25 de junio, de declaración del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama prohíbe “el nuevo establecimiento de cualquier tipo de construcción, edificación e instalación permanente”. Medio Ambiente insiste en que la protección de los espacios naturales se extiende a todos ellos, no solo al parque nacional. De persistir en su acción podrían enfrentarse a sanciones.

La iniciativa tiene el nombre de Objetivo 1.300 y está formada por varios grupos católicos entre los que se encuentran  Asociación Cruz de San Andrés y la Cruz de Borgoña, esta última de carácter Carlista, aunque sólo aparece como invitada.

Captura de imagen del Facebook de Agentes Forestales de Peñalara
Captura de imagen del Facebook de Agentes Forestales de Peñalara

Según el manifiesto original que se ha difundido por diferentes páginas web católicas los participantes de esta actividad son preferiblemente jóvenes entre 16 y 30 años "resueltos a acometer esta pequeña heroicidad, con abnegación y valor". Según Infovaticana, uno de los canales que se hizo eco del evento, el propósito del evento es "forjar la virtud, entre otras, del compañerismo, el espíritu de marcha y sacrificio, la amistad, la abnegación y el valor". La del pasado 6 de julio ha sido la cuarta edición y cumplieron su propósito en La Maliciosa, en pleno Parque Nacional del Guadarrama, colocando la cruz a 1.540 metros de altura.

Actualmente la página web de la iniciativa y su Facebook han dejado de funcionar y el número que aparece en la nota oficial no está operativo. Pero en Infovaticana se reproduce un comunicado en el que la junta directiva de Objetivo 1.300 asegura que "seguirá, con regularidad, acometiendo este evento, hasta coronar las 1.300 cimas a lo largo de toda la geografía española, con Cruces y Vírgenes, con los permisos pertinentes" a pesar que desde la Consejería de Medio Ambiente sostiene que este es casi imposible de conseguir. El colectivo advierte a "todo aquel que ponga resistencia a la libertad de religión Católica" con demandar a quien "amenace o incite a la violencia física".

Captura de Pantalla del Twitter de Objetivo 1.300
Captura de Pantalla del Twitter de Objetivo 1.300

Diversos colectivos de montañeros han mostrado su descontento con el Objetivo 1.300. " Lo mejor es dejar las cosas como están. Ni quitar ni poner nada", afirma Jonás Cruces, Presidente del Club."Hay cruces que están puestas desde hace muchos años y que todos conocemos y que tampoco hay que quitar. Pero si todos, de todas las religiones, ponen sus placas se llenarían los montes", sostiene el Club TodoVertical, uno de los más importantes de Madrid.

También se han pronunciado en contra, desde su cuenta de Facebook, los agentes forestales de Peñarala, que han pedido a los ciudadanos que si se observan estas instalaciones llamen al 112 e informen de la situación.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram