_
_
_
_
_

Vilafranca implora ayudas tras perforar un pozo seco

El Consistorio tuvo que asumir el gasto en solitario para abastecer de agua durante la sequía

Vilafranca, un municipio de 2.400 habitantes del interior de Castellón, ha visto cómo las esperanzas para poner solución a corto plazo al déficit hídrico que sufren se han roto. El Ayuntamiento tuvo que asumir en solitario el gasto de perforar un pozo para abastecer a la población en tiempos de sequía como el actual. Se trataba de un proyecto que, según han informado desde el Consistorio, fue redactado por los técnicos de la Diputación y consensuado con la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y que fijaba como solución “más inmediata” esta perforación. Pero la Diputación no dio ayudas y Vilafranca tuvo que asumir una inversión de unos 200.000 euros. La perforación se aprobó en febrero con los votos de PSPV y PP en el Ayuntamiento que dirige el socialista Óscar Tena.

Esta semana, el Ayuntamiento informó en un comunicado que el pozo está seco y ha exigido medidas urgentes para paliar un déficit cifrado entre 200 y 300 metros cúbicos diarios. Ante este plan frustrado, el alcalde ha iniciado una campaña para lograr el apoyo económico necesario de las Administraciones para lograr una “solución definitiva” antes de la próxima primavera. El municipio tuvo que abastecerse con camiones cuba a principios de verano.

Sin solución

Tena ha manifestado que llevan dos años pidiendo ayuda a la Diputación, la Generalitat y la CHE. “Más allá del medio plazo no existe ningún proyecto concreto que permita solventar el problema de manera inmediata”, indicaron desde el Consistorio. Francesc Colomer, portavoz del PSPV en la Diputación de Castellón, llegó a criticar en un pleno que se destinaran ayudas para construir piscinas cubiertas mientras se negaba ayuda para perforar el pozo de Vilafranca.

La Diputación de Castellón contesta, por su parte, que el presidente Javier Moliner se reunió en junio de este año con el presidente de la CHE para buscar soluciones. Allí, aseguran, se acordó que ambas Administraciones colaborarían para realizar un nuevo sondeo en el municipio que resolviera el problema del suministro y que también se ejecutaría otro sondeo para alcanzar el acuífero regional. Pero Vilafranca ha exigido que se pase de los anuncios a los hechos y se definan “inversiones concretas, inmediatas, posibles y eficaces” para solventar el problema de la falta de agua.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_