La plantilla de la base de Morón entrega un plan para evitar los despidos

El portavoz de los trabajadores teme que la empresa rechace la propuesta

Trabajadores de la base aérea en una concentración en 2013.
Trabajadores de la base aérea en una concentración en 2013.julián rojas

La plantilla de la base aérea de Morón de la Frontera ha entregado este martes a Vinnell-Brown & Root Spain (VBR), la empresa estadounidense que se encarga de los servicios de mantenimiento, una propuesta de plan de viabilidad. Con él pretenden evitar los 55 despidos incluidos en el nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) que promueve la compañía.

Es el tercer despido colectivo que plantea la empresa desde 2010, y los afectados contarán con indemnizaciones de 20 días por año de servicio, el mínimo que admite la legislación laboral. Javier Domínguez, portavoz del comité de empresa de VBR, ha explicado que el plan que proponen aborda un reajuste económico de los servicios pero "minimiza" los efectos hasta el punto de que "no haría falta despedir a ningún trabajador".

Más información
La Junta pide al embajador de Estados Unidos una reunión sobre la base
La plantilla denuncia en Sevilla su sustitución por empleados de EEUU
Los trabajadores de la base de Morón piden a Rajoy que garantice el empleo

Pero el portavoz es algo escéptico. "La empresa ha cogido el plan y dice que lo va a estudiar", ha explicado Domínguez, quien reconoce el carácter "inmovilista" en la posición de VBR y considera que este periodo de consultas transcurre "como si se repitiera la negociación del ERE de 2013", que se saldó con 66 despidos e indemnizaciones reducidas al mínimo de la legislación al no mediar acuerdo alguno entre las partes. "Es una frustración total", ha admitido el portavoz del comité de empresa.

Los trabajadores de la base ya avisaban de una estrategia predeterminada para reducir la plantilla española de las instalaciones castrenses y sustituirlos por personal estadounidense. Ya entonces, los representantes de la plantilla manifestaban su temor ante la posibilidad de que VBR promoviese un tercer ERE para que, en conjunto, los despidos colectivos se acercasen al número de puestos que la empresa pretendía extinguir a través del primer expediente de regulación de empleo, es decir 286.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía declaró "no ajustado a derecho" el ERE de 2013 al atisbar incluso aspectos como un "incremento de tareas en determinados departamentos". Los 66 trabajadores despedidos a través de este procedimiento recurrieron ante el Tribunal Supremo a la búsqueda de la nulidad de los despidos, si bien la plantilla afronta ahora un nuevo conflicto con este tercer expediente de regulación de empleo anunciado por VBR.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS