marijaia y cía
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¿Qué hay de nuevo, viejos?

Un año más volvemos a encontrarnos en estas páginas. Un año más los bilbaínos hemos cumplido con la tradición de huir de la ciudad en masa a principios de agosto, con más urgencia que si el Ébola estuviera a las puertas de la Villa, y ahora regresamos, también en masa y a galope, porque a ver quién es el guapo que se pierde el estreno de la Aste Nagusia.

¡La función ya empezó!, que diría Bugs Bunny, y estamos dispuestos a darlo todo en esta Semana que, como la del bolero de Manzanero, tiene más de siete días, porque los bilbaínos no sólo nacemos donde nos da la gana, sino que añadimos a nuestras semanas todos los días que nos apetecen. Y hemos decidido que ésta tenga nueve días, porque para eso es Grande, y así se nota bien la diferencia. ¿Qué es raro? Pues sí, pero el verano está lleno de rarezas estivales. A ver si no es raro el brazo de Melanie Griffith sin el tatuaje de “Antonio”, con ese “Mel” sosainas que se ha puesto, y nadie dice nada, porque todo el mundo entiende que no puedes ir por ahí luciendo el nombre de un tío que no tragas y que no te puede ni ver.

Así que aquí estamos de nuevo. Afortunadamente Hemingway no pasó por Bilbao y es de agradecer. ¡Porque cuánto daño hizo ese hombre a las fiestas populares! ¡Qué peligro tenía el bueno de Ernest, en donde aparecía la liaba parda! Pero a nosotros nos hizo el favor de no venir y gracias a eso cada año recibimos más visitantes foráneos en Aste Nagusia, pero seguimos siendo un pequeño poblado del norte al que aún no se acercan esas terroríficas mareas humanas que llegan a otras ciudades, procedentes de todo el planeta, dispuestas a todo con tal de pillar sexo y priva. ¿Que nos perdemos la presencia de Charlie Sheen y su novia ex actriz porno? Pues sí, mire usté, qué se le va a hacer, pero tampoco es para llevarse un disgusto, que con el Producto Interior Bruto que nos gastamos por estos pagos, nos bastamos para llenar las calles de sobraos y borrachuzos.

Nosotros a lo nuestro. Mientras unos se afanan preparando el fuego para asar las viandas, otros cocinan en la gran marmita las pócimas milagrosas llamadas kalimotxos, y otros se aclaran la garganta para cantar en la noche como bardos enloquecidos. ¿Es una aldea gala? ¿Acaso la de Astérix? ¡No, es una aldea vasca: es Bilbao en jaias! Da hasta miedo pensar en lo que se nos avecina, pero el mundo no se ha hecho para los cobardes. ¡A disfrutar, que nueve días pasan volando! ¡Crucemos los dedos, que Dios nos pille confesados y que Marijaia nos proteja!

María Eugenia Salaverri es productora y guionista de cine y presidenta de la Asociación de Escritores de Euskadi.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción