Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Investigada la muerte de un mantero que huía de la Guardia Urbana

El hombre, que atacó a una agente con arma blanca, cayó por un terraplén de 30 metros de altura

Los Mossos d'Esquadra han abierto una investigación de oficio tras la muerte, el pasado sábado, de un mantero que cayó desde 30 metros de altura cuando era perseguido por la Guardia Urbana en un dispositivo contra la venta ambulante en un mirador del Montjuïc. El hombre atacó, según este cuerpo, a una agente del operativo con un arma blanca.

Los hechos ocurrieron en el paseo de Montjuïc, cerca de las escaleras de Forestier, sobre la una de la tarde. Según la versión de la Guardia Urbana, el vendedor se encaró con la policía municipal e hizo un corte con una arma blanca a una de los agentes presentes en el dispositivo antes de salir corriendo. En su huida, saltó una valla sin percatarse que protegía un terraplén de unos 30 metros de altura, por el que cayó.

El vendedor y la agente fueron atendidos por el Sistema de Emergencias Médicas (SEM). Al hombre, de unos 40 años, no se le encontró identificación alguna y fue hallado en parada cardiorrespiratoria por los médicos de la unidad medicalizada que se desplazó hasta el lugar, según explicó un portavoz del SEM. Fue remitido al Hospital del Mar en estado crítico. El centro certificó la muerte horas después. Por su parte, la agente también fue remitida a un centro asistencial, donde se le trató una herida en la pierna y se le dio de alta.

Los Mossos han iniciado la investigación de oficio tras la muerte del mantero. La autopsia aclarará si el paro cardíaco ocurrió antes o después de la caída. Como cada verano, la presión policial sobre el top manta ha aumentado y se realizan dispositivos especiales en sitios de gran afluencia como el paseo de Gràcia o la plaza de Cataluña, entre otros.