_
_
_
_
_

La policía revisa todas las cámaras de Ciudad Lineal para detener al pederasta

Los agentes cruzan datos de pedófilos con los de 44.000 propietarios de coches

Una familia pasa por delante de la tienda donde fue secuestrada la segunda niña.
Una familia pasa por delante de la tienda donde fue secuestrada la segunda niña.álvaro garcía

Los agentes del Servicio de Atención a la Familia (SAF) destinados a la Operación Candy (golosina en inglés) han iniciado una ardua labor para tratar de tener una imagen, aunque sea parcial, de su principal objetivo. Los investigadores han recabado todas las imágenes de los días en que se produjeron los secuestros de las dos niñas de Ciudad Lineal y los están viendo fotograma a fotograma para ver si alguno de ellos aparece, aunque sea parcialmente, el pederasta. En breve, también esperan disponer de un perfil criminológico más específico gracias a los especialistas de la Comisaría General de Policía Judicial, según explicaron fuentes de la investigación.

Los agentes recogieron las imágenes de todas las cámaras de seguridad de las zonas próximas a los lugares en que fueron secuestradas las dos niñas. El primero, ocurrido el 10 de abril, se produjo en un parque de la calle de Torrelaguna. La niña apareció unas cuatro horas después en las proximidades de la estación de metro de Canillejas. El segundo rapto ocurrió el 17 de junio en la calle de Luis Ruiz, en el barrio de Ascao. La niña fue hallada por una vecina de la calle de Jazmín, en el extremo opuesto del distrito de Ciudad Lineal.

Los agentes han recuperado todas las imágenes de las cámaras de videovigilancia, incluidas las de los transportes públicos, y están visionándolas una a una todas las grabaciones para ver si los hombres que aparecen a ellas corresponden a las características del pederasta que dio la primera niña. Esta habló de un hombre de unos 35 o 40 años, de pelo canoso, alto (1,80 metros aproximadamente) y de complexión delgada.

Fuentes de la investigación destacaron que era “una labor muy difícil” ya que muchas de las cámaras no graban hacia la acera o tienen restringido la captación en determinados ángulos, sobre todo, para no vulnerar la Ley Orgánica de Protección de Datos, que limita el uso de las videocámaras. En caso de que lo incumplan, pueden desembocar en una multa de hasta 30.000 euros. A esto se une, además, que la definición de estos ojos electrónicos no es especialmente alto, ya que lo hacen con baja resolución.

Los policías han abierto otra línea de investigación para detener al pederasta que consiste en investigar a los detenidos por pedofilia (consumo de imágenes sexuales con menores) para ver si han elevado su nivel delictivo y alguno de ellos se ha convertido en pederasta. Para ello, están buscando en las bases de datos de detenidos y de penados por si también coinciden las características físicas. Según diversas fuentes criminológicas, los pederastas suelen ser previamente pedófilos en algún momento de su vida.

Esta labor se ha combinado con los 78.000 vehículos de pequeñas dimensiones que está analizando la policía gracias a los detalles aportados por la primera niña secuestrada, de nueve años, y a los testigos. Se trata de un utilitario que puede ser de color blanco, gris claro e incluso rojo. Hasta el momento, esta pista no ha dado ningún resultado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los policías de la Operación Candy están a la espera de que los especialistas de Sección de Análisis de Conducta (un departamento multidisciplinar formado por psicólogos, criminólogos y un sociólogo, entre otros) les remitan un perfil criminológico más detallado. Los agentes han ido a la Jefatura Superior de Policía de Madrid y han recabado todos los datos con que cuentan los agentes. Su intención es darles pistas de posibles sospechosos, en concreto, edad, actividad laboral o eventuales desviaciones de conducta.

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, y el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, visitaron ayer la habitación habilitada para los agentes de la Operación Candy y estuvieron hablando con los funcionarios durante cerca de media hora. Cifuentes se refirió a que en la actualidad “es el asunto de calle más prioritario” para la policía de Madrid. “Se están dedicando todos los recursos disponibles para que este delincuente pueda ser detenido. Se están destinando tanto a agentes de uniforme como de paisano”, destacó la delegada del Gobierno en Madrid, que reconoció que la investigación “entraña muchas dificultades”. También hizo un llamamiento a tranquilidad de la población, porque la policía “está vigilando toda la ciudad”.

El director general de la Policía añadió que para su departamento es su “máxima prioridad” y que se están dedicando todos los medios y capacidades necesarias para arrestar al pederasta.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

F. Javier Barroso
Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_