Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mujer de Oriol Pujol encubrió pagos de comisiones durante cinco años

La Agencia Tributaria concluye que facturó servicios inexistentes a la empresa de un amigo

Anna Vidal, esposa de Oriol Pujol.
Anna Vidal, esposa de Oriol Pujol.

La Agencia Tributaria concluye en un informe del caso de las ITV que Anna Vidal, esposa de Oriol Pujol, encubrió el pago de comisiones a su marido mediante la facturación de servicios inexistentes a la empresa que administraba un amigo, en un "modus operandi" que se prolongó al menos durante cinco años.

En un informe, el Servicio de Vigilancia Aduanera cree "inverosímil" e "incongruente" la explicación que Anna Vidal, imputada por cohecho, dio ante el magistrado del Tribunal Superior  de Justicia de Cataluña (TSJC) para justificar los 46.400 euros que en 2008 cobró de la empresa Alta Partners, de Sergi Alsina, amigo íntimo del diputado de CiU Oriol Pujol, informa Efe.

Según la Agencia Tributaria, del análisis de la facturación entre Sergi Alsina y Anna Vidal se desprende que, al menos entre 2007 y 2012, existió un "modus operandi común" para encubrir pagos que "obedecen supuestamente a satisfacer las gestiones llevadas a cabo por Oriol Pujol en beneficio de su amigo, así como en su propio beneficio".

El informe de la Agencia Tributaria fue encargado por el juez del caso de las ITV Enric Anglada, después de que tanto Vidal como Alsina mantuvieran que los 46.400 euros cobrados por esta -que la Fiscalía cree eran comisiones de la trama de las ITV por las gestiones de Oriol Pujol- obedecían a servicios profesionales de consultoría que la mujer del diputado hizo para Alta Partners.

La defensa de ambos imputados aportó al TSJC diversa documentación para tratar de justificar los trabajos realizados por Anna Vidal, que  asegura asesoró en sendas operaciones de compra y venta de dos empresas, pero la Agencia Tributaria cree que "de ninguno" de ellos se deriva la participación de la esposa de Pujol en esos servicios.

Hacienda resalta además que las conclusiones remitidas al TSJC son las mismas que las que se han enviado al juzgado de instrucción número 9 de Barcelona, en una de las piezas separadas que este tiene abiertas derivadas de la causa de las ITV, en que Pujol está imputado por tráfico de influencias y por cohecho.

Ese informe remitido al juzgado de instrucción consistió en el análisis de la facturación entre Anna Vidal y la empresa de Sergi Alsina Alta Partners durante los años 2010 y 2012. Para los agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera, de toda la documentación que obra en sus manos se constata "la utilización de un patrón común en las supuestas relaciones comerciales puestas de manifiesto entre Anna Vidal y Sergi Alsina".

Según la Agencia Tributara, para facturar a Alsina la esposa de Pujol "interpone" dos empresas de su propiedad "que se nutren prácticamente en exclusiva de la facturación que le proporcionan empresas relacionadas" con Alta Partners, "llegando a incrementar sus ingresos hasta en un 1.291,53 % de un año a otro".

Según Hacienda, los trabajos desempeñados por Vidal adolecen de falta de justificación, que consiste en "folios manuscritos, notas de prensa, documentos obsoletos y documentos internos de otras empresas" y hay "incongruencia" entre las explicaciones que han dado los imputados y las
conversaciones y documentos incautados.

El informe añade que, "como método habitual para dar cobertura a la facturación entre ambos, se utilizan servicios que realmente han existido en el marco de la actividad empresarial desarrollada por Alta Partners, pero que en realidad habían sido llevados a cabo por otros profesionales y/o sociedades (...)".

La Agencia Tributaria destaca también la "ausencia total de documentos y llamadas intervenidas que justifiquen la participación de Anna Vidal en las mencionadas operaciones", mientras que existen "múltiples conversaciones referidas a intervenciones de Oriol Pujol en operaciones llevadas a cabo por Sergi Alsina".

El dictamen de Vigilancia Aduanera apunta asimismo que las facturas de 15.000 y 10.000 euros que Vidal giró a Alta Partners en 2008 por el trabajo de asesoramiento para la compra de la empresa Jayán tenían como fin una "ampliación de capital" de una sociedad que la esposa de Pujol tiene con su marido, no el cobro de servicios de asesoramiento.

Según el informe, los trabajos que Anna Vidal manifestó realizar en relación con las operaciones de compra y venta de dos empresas fueron efectuados por G.M.P Auditores y por un despacho de abogados que emitió su estudio meses después del supuesto trabajo desempeñado por la esposa
de Pujol.

Más información