Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bárcenas culpa de la financiación ilegal del PP valenciano a la cúpula de Camps

El extesorero declara desde la prisión de Soto del Real. Responsabiliza también a Lapuerta

Luis Bárcenas sale de su domicilio madrileño. Ampliar foto
Luis Bárcenas sale de su domicilio madrileño.

Luis Bárcenas, extesorero nacional del PP, ha atribuido este martes las posibles irregularidades en la financiación del PP valenciano a la cúpula regional de la formación en la época del expresidente de la Generalitat Francisco Camps. Bárcenas, que ha declarado como imputado por videoconferencia desde la prisión de Soto del Real, ha señalado también hacia Álvaro Lapuerta como la persona del partido que más relación tenía con empresarios, según fuentes conocedoras de su declaración.

A preguntas de su letrado, Javier Gómez de Liaño, y de forma un tanto teatral, Bárcenas ha subrayado la responsabilidad de los mandos valencianos en la financiación; el abogado le ha preguntado si conocía de otros casos de financiación ilegal abiertos en España y el extesorero ha responsido que sí, en Baleares, pero que allí solo se había imputado a los responsables de la gerencia regional del Partido Popular, porque a ellos corresponde en exclusiva la organización de las elecciones autonómicas.

La causa en Valencia, que forma parte del caso Gürtel, se abrió por las aportaciones que presuntamente hicieron ocho empresas constructoras de forma irregular para pagar mítines y actos electorales. La investigación ha descubierto, sin embargo, que las cuentas globales de los populares valencianos eran aparentemente falsas, y ha hallado que el partido pagó cerca de 3,5 millones de euros de las campañas de 2007 y 2008 en dinero negro o valiéndose de donaciones prohibidas.

El hombre que manejó las finanzas del partido y fue enviado a prisión tras descubrírsele millonarias cuentas en Suiza, lo que acabó de envenenar su relación con la dirección nacional de los populares, ha respondido en varias ocasiones que "desconocía" si existía una caja b en el PP valenciano, pero no ha negado que pudiera haberla.

Rambla, Cotino, Serra y Costa en 2009. Todos están imputados por la financiación ilegal salvo Cotino, rodeado sin embargo de escándalos. ampliar foto
Rambla, Cotino, Serra y Costa en 2009. Todos están imputados por la financiación ilegal salvo Cotino, rodeado sin embargo de escándalos.

Al extesorero le han preguntado si conocía a tres exresponsables de la dirección del PP valenciano en la época en que se produjeron los supuestos delitos electorales (nombre técnico de la financiación ilegal), los cuales llevan tres años imputados y continúan como diputados en las Cortes Valencianas. Bárcenas ha afirmado no conocer a Vicente Rambla, exvicepresidente de la Generalitat y responsable de las campañas. No haber tenido demasiado contacto con David Serra, ex número tres del PP regional. Y mantener una "relación más personal que política" con Ricardo Costa, el ex secretario general regional defenestrado por Camps en 2009 tras hacerse públicas sus conversaciones con los cabecillas de Gürtel.

Bárcenas ha reconocido su relación con los jefes de la red, Pablo Crespo, Álvaro Pérez, El Bigotes, y Francisco Correa a los que conocía, ha asegurado, desde que se dedicaban a organizar actos del partido en Galicia, en los años noventa. Y ha añadido que en 2004 Ángel Acebes, por entonces secretario general del PP, le dio órdenes de romper con las empresas del grupo.

No ha aceptado el también exsenador haber tenido relación, en cambio, con los empresarios del sector de la construcción y la obra pública que supuestamente financiaron ilegalmente al PP en la Comunidad Valenciana. Se trata de Vicente Cotino (Sedesa) y Enrique Ortiz —de quienes en las últimas semanas han aparecido nuevas grabaciones que reflejan la gran facilidad con la que ambos accedían tanto a cargos públicos como a los altos cuadros del PP de la Comunidad Valenciana—, Luis Batalla (Lubasa), Antonio Pons (Piaf), Felipe Almenar (Cyes), Enrique Gimeno (Fomento Agrícola de Castellón) y Rafael Martínez Berna (Grupo Vallalba). Bárcenas deslizó en ese punto que quien más relación tuvo con empresarios fue su predecesor Lapuerta.

Con lentitud, desde que el caso estalló en 2009, la sombra de Gürtel ha apartado de los focos a muchos cargos valencianos. Y ha generado una carrera por quitarse responsabilidades de encima, aunque le cayeran a otro. Un ejemplo de ello es el escrito que hace dos años Antonio Clemente, uno de los secretarios generales regionales que ha sucedido a Costa, dirigió al juez. En él, Clemente vino a confirmar la línea de defensa alegada este martes por Bárcenas en detrimento de la vieja cúpula de los populares: “Esta dirección regional del Partido Popular solo se ocupa de la organización de las elecciones autonómicas”, aseguraba en 2012 Clemente.