Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reconversión de Les Arts empieza con una nueva temporada sin director

Mehta firma cartas de recomendación para 12 músicos que se plantean irse de la Orquestra

Zubin Mehta, ante el cartel de despedida que le preparado el Palau de les Arts. Ampliar foto
Zubin Mehta, ante el cartel de despedida que le preparado el Palau de les Arts.

La despedida de Zubin Mehta representa, más que la marcha de un director de orquesta formidable, el símbolo del final de una etapa y el inicio de una reconversión envuelta en la incertidumbre. El director de orquesta llamaba la atención sobre la vulnerabilidad de los músicos de la Orquestra de la Comunitat Valenciana, a 12 de los cuales, dijo, ha firmado antes de marcharse cartas de recomendación para que puedan solicitar plaza en otras formaciones. “Sus integrantes se sienten extremadamente frágiles y no tienen garantías de mantener ni su trabajo ni su calidad”. Recordó que la orquesta cuenta con poco más de medio centenar de miembros, en lugar de los 96 que debería tener, y a veces, confesó, ni siquiera se pueden contar con los refuerzos necesarios para interpretar piezas como Zarathustra, en el reciente concierto de homenaje a Richard Strauss, por falta de dinero.

Cuando Mehta terminaba su comparecencia de despedida, el patronato de la Fundación del Palau de Les Arts iniciaba una sesión en la que avanzó en la programación de una nueva temporada de mínimos marcada por dos rasgos destacados. Por un lado, renuncia por el momento a nombrar un nuevo director que sustituya al cesante Omer Meir Wellber. En esta posición sintoniza con la comisión artística del teatro, que había solicitado precisamente no precipitarse en la elección de una nueva batuta titular hasta dar con la persona adecuada. Por otra parte, invita a dirigir la orquesta puntualmente a los directores valencianos que habían sonado hasta ahora como posibles titulares de la orquesta. Así, noviembre será un mes de conciertos en los que, entre otros, asumirá la dirección orquestal el valenciano Gustavo Gimeno, nuevo director de la Orquesta Filarmónica de Luxemburgo. Cuatro meses después, en marzo, Gimeno volverá a tomar la batuta de Norma, de Vincenzo Bellini.

En diciembre, el alcoyano Jordi Bernácer dirigirá la zarzuela Luisa Fernanda, en la que tendrá un papel protagonista Plácido Domingo. El tenor dirigirá ese mismo mes a la orquesta en Manon Lescaut, la ópera de Puccini que se canceló a raíz del desprendimiento del trencadís de la cubierta del edificio. En enero, está prevista la representación de Don Pasquale, de Donizetti, y abril, Nabucco, de Verdi. La temporada, no obstante, arrancará con la primera coproducción de Culturarts y Les Arts. Será El rey que rabió, con música de Ruperto Chapí, que se presentará en el Teatro Principal. Del futuro del Festival del Mediterráneo, que presidía Zubin Mehta desde la primera edición, nada se sabe, salvo que éste ya no lo dirigirá.

Zubin Mehta, en 2009, durante un ensayo de 'La Valquiria', de Wagner, con la Orquestra de la Comunitat Valenciana.
Zubin Mehta, en 2009, durante un ensayo de 'La Valquiria', de Wagner, con la Orquestra de la Comunitat Valenciana.

Fuentes del patronato informaron de que se ha encargado a Francisco Potenciano, director financiero del Palau, la elaboración de un plan estratégico, de saneamiento y equilibrio financiero que permita enjugar el déficit de 35 millones, asumido por la Generalitat, que el Palau de les Arts ha acumulado desde sus inicios. Algunas medidas para llegar a ese equilibrio presupuestario ya han sido adoptadas, como rebajar el precio de los alquileres “para sacar el máximo rendimiento a los 44.000 metros cuadrados” del edificio creado por Calatrava y su entorno. Para muestra, el director de orquesta indio celebró su comparecencia de prensa de despedida en el vestíbulo de la pequeña sala Martín y Soler, distante de sus noches más memorables, porque todo el teatro de la ópera estaba ocupado por un congreso.

Mehta se despide sin billete de vuelta

J. M. JÁTIVA

Doce años después de que Zubin Mehta pusiera el primer pie en el proyecto del Palau de les Arts, ayer formalizó su despedida de Valencia sin cerrar del todo “ninguna puerta” pero también sin billete de vuelta. “Veremos cómo va”, dijo en lo que su acompañante, Helga Schmidt, calificó como la “última comparecencia de prensa del maestro”. Piensa mantener “el contacto con todo el mundo” para ver si las cosas “mejoran”, aunque no ocultó su escepticismo al respecto: “No tengo ninguna garantía de que esto sea un jardín de rosas”, admitió. Confirmó que la temporada que viene le será imposible venir pero que, a partir de 2016, habrá “alguna posibilidad”.

Declaró haber sido “muy feliz” estos años y dio gracias tanto a Schmidt como a Lorin Maazel por ello. “Los dos”, manifestó con referencia a este último, “construimos esta orquesta juntos y desde entonces hasta la última grabación ha sido una de las mejores orquestas de Europa”. La grabación de Turandot, ayer por la tarde, fue su último trabajo con la Orquestra de la Comunitat Valenciana, antes de partir hacia Israel.

“Mi frustración se produce por la situación económica general y por cómo está tratando el Ministerio de Cultura a Valencia”, recalcó. “No debemos ser tratados como ciudadanos de segunda categoría”. El peligro, para Mehta, es que el Palau se convierta en “un teatro de provincias” si se siguen bajando “cada año los presupuestos”. En la reunión de despedida que mantuvo con el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, éste, dijo, le aseguró que no habría más recortes la temporada próxima. Acerca de su relación con la actual consejera de Cultura, María José Català, la definió como “cordial”. Esta, por su parte, agradeció a Mehta la exigencia de más apoyo de Madrid, por ser “objetiva” y porque “es injustificable” que otras instalaciones “del mismo nivel operístico” reciban una aportación “tan dispar”. Se refería a los 397.000 euros que Ministerio destina a Les Arts, mientras que da al Liceo de Barcelona 6,8 millones; al Teatro Real de Madrid 8,7 millones, y a la Maestranza de Sevilla, 1,4 millones.

La vinculación de Zubin Mehta (Bombay, 1936) con Valencia arranca de noviembre de 2002, cuando Francisco Camps, a la sazón candidato del PP a la Generalitat, viajó a Munich para ofrecerle el cargo de director de la Orquestra de la Comunitat Valenciana, aunque el Palau de les Arts no sería inaugurado hasta 2005.