Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La comisión gestora del PSC pide a Elena que deje el acta de diputado

Àngel Ros avala la candidatura de Iceta y Montserrat Tura descarta presentarse

Josep Fèlix Ballesteros y Iolanda Pineda.
Josep Fèlix Ballesteros y Iolanda Pineda.

El Partit dels Socialistes no quiere perder uno de sus 20 escaños en el Parlament por la marcha del crítico Joan Ignasi Elena. El presidente de la comisión gestora del partido, Josep Fèlix Ballesteros, confía que Elena ponga su acta de diputado a disposición del PSC tras anunciar que dejará esta formación y el grupo socialista en el Parlament. “Ya dijimos que estamos absolutamente seguros de que su razonamiento ético y su compromiso político derivaría en dejar el acta y el escaño a disposición del partido”, aseguró ayer Ballesteros. Elena medita el camino que tomará a partir de ahora, una decisión que se concretará en la asamblea que Avancem, el grupo crítico que lidera el diputado, celebrará el próximo sábado para decidir si se escinde del PSC.

Ballesteros lamentó que Elena haya renunciado a plantear batalla por la dirección del PSC, al considerar que su candidatura hubiera permitido medir el peso de los más catalanistas del partido. “Si no te presentas a candidato, ¿cómo tienes que debatir y defender propuestas?”, dijo.

De momento hay tres candidatos a suceder a Pere Navarro al frente de la primera secretaría. Son Miquel Iceta, diputado en el Parlament y quien tiene todos los números para suceder a Navarro; Josep Maria Rueda, concejal y primer secretario en Palafolls (Maresme). Y Pere Casellas, portavoz del PSC en el Ayuntamiento de Figueres (Alt Empordà) y primer secretario en esta ciudad. El PSC les facilita despacho, ordenador y teléfono en la sede de la calle de Nicaragua y también les permite presentar avales a través de internet “siempre y cuando estén depositados en la sede de las federaciones en la fecha de cierre” del proceso, anunció la portavoz de la gestora, Iolanda Pineda. “Estamos haciendo todos los esfuerzos para que no haya precandidatos que tengan la mínima excusa, ponemos todas las facilidades”, explicaron Ballesteros y Pineda.

El alcalde de Tarragona animó a los militantes a postularse para el liderazgo y aseguró que “en este partido no sobra nadie, todo el mundo tiene capacidad de estar en él, opinar, incluso discrepar”. No habrá pues ninguno de los dos candidatos que compitieron en el congreso de 2011, ya que Navarro ha dimitido y Elena deja el partido. El alcalde de Lleida, Àngel Ros, que se retiró entonces de la lucha por el liderazgo, avaló ayer la candidatura de Iceta.

El plazo de los precandidatos para recoger los 2.070 avales finaliza el 1 de julio y ningún afín al sector más catalanista ha decidido dar el paso. La exconsejera y exdiputada socialista Montserrat Tura también lo descartó al considerar que “cambiará el liderazgo pero no la línea política” del partido. “Quiero dejar muy claro que lo que estamos a punto de hacer ahora no es congreso y, por lo tanto, no me permite el debate político que quiero. Por eso no me presentaré. No lo hago por miedo a perder”, explicó ayer en Rac1. A pesar de las críticas Tura no dejará el partido al entender que su “proyecto político” va más allá de la dirección.

Ballesteros quiso defender la “neutralidad” de la comisión gestora del PSC, después de que trascendiera que se reunió en un restaurante con Iceta y otros dirigentes. El alcalde argumentó: “tuve un contacto con un precandidato que me dijo que se quería presentar y me pidió información. No participé del almuerzo ni de las propuestas que se hicieron” concluyó Ballesteros, quien dijo que no va a posicionarse por nadie.

 

Josep Fèlix Ballesteros i Iolanda Pineda, ayer en Tarragona.