Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Excesos de granito y bronce

Con una deuda reconocida de 90 millones, la segunda mayor por habitante de España, Navalcarnero ha gastado al menos 15 millones en un centenar de estatuas

Su alcalde desde 1995, Baltasar Santos (PP), es sinónimo de derroche

El Ayuntamiento de Navalcarnero ha pagado más de 212.000 euros por la obra escultórica El Calvario. Ampliar foto
El Ayuntamiento de Navalcarnero ha pagado más de 212.000 euros por la obra escultórica El Calvario.

Boabdil, el Cardenal Cisneros, Miguel de Cervantes, Don Pelayo, Cristóbal Colón, el Gran Capitán, alegorías de metal forjado de tamaño ciclópeo con formas imposibles que representan no se sabe muy bien qué... Una profunda sensación de incredulidad golpea al forastero que por primera, segunda y tercera vez recorre las calles de granito pulido, bien lustroso, de Navalcarnero. La proliferación de esculturas en el municipio (26.000 habitantes), gobernado por Baltasar Santos, del Partido Popular, de forma ininterrumpida desde 1995, capta poderosamente la atención para tratarse de una localidad con una deuda reconocida de 90 millones de euros —la oposición la eleva a 250 millones—, que hace de Navalcarnero el segundo Ayuntamiento de España poblado por más de 5.000 almas con la mayor deuda per cápita (3.455 euros), solo por detrás de Jaén (3.558).

La obra artística 'Crystal Garden', de 250.000 euros (600.000 incluida la glorieta). ampliar foto
La obra artística 'Crystal Garden', de 250.000 euros (600.000 incluida la glorieta).

El centenar de estatuas repartidas por toda la villa, dando sentido a un entorno escultórico formado por unos 70 conjuntos que abarcan desde representaciones clásicas de las principales figuras de la Historia española —como el de la Corte de Felipe IV, en recuerdo de la boda real del monarca con la archiduquesa doña Mariana de Austria en 1649, uno de los grandes acontecimientos de la localidad— a recreaciones abstractas más propias del arte contemporáneo, ha supuesto un coste de al menos 15 millones de euros a las arcas municipales. Con gastos tan llamativos como el del Crystal Garden, una estructura de acero, hierro y cristal con un pasillo interior que Dennis Oppenheim, artista conceptual y pionero del body art, pensó para “abrir nuevos espacios y sacudir los comportamientos”. Y tanto que los sacudió: 250.000 euros, cifra que se disparó a los 600.000 euros contando la rotonda en que se yergue a las afueras del municipio. “Es un ejemplo de derroche... Y no es la excepción, sino la regla”, lamenta Carlos Navarro, portavoz del Partido Democrático Popular, una formación local independiente originada de una escisión del PP desencantada con la gestión del regidor las últimas dos décadas.

Comparado con el precio de otras obras de arte, el Crystal Garden parece módico. Así, El Fauno, de Martín Chirino, una pieza de bronce de 400 x 250 x 600 cm que representa una cornamenta enorme, costó 522.000 euros al erario local.

Más caro resultó el Monumento al arrastre, de 614.800 euros. El conjunto escultórico, también de bronce y en el exterior de la plaza de toros, inmortaliza la retirada de un morlaco tras la lidia. Su autor, Luis Sanguino, esculpió un tiro de tres mulas acompañado por tres mulilleros de nueve metros de largo y dos de alto. Mucho más asequible salió la efigie de Don Pelayo, solitaria en una placita de paredes sucias y con algún descampado: poco más de 73.000 euros.

'El Fauno', valorado en 522.000 euros. ampliar foto
'El Fauno', valorado en 522.000 euros.

“Es indignante e increíble que, con las necesidades que tiene el municipio, se hayan derrochado de esta forma millones y millones de euros y lo peor, que se siga haciendo", denuncia José Luis Adell, portavoz local del PSOE y el alcalde predecesor de Santos. Quizás la obra que mejor resume las dificultades económicas de Navalcarnero, en peligro de colapso, sea El Calvario, un grupo de estatuas en mármol blanco a tamaño real que recrea la crucifixión de Jesucristo. Por el Belén a tamaño natural se abonaron más de 212.000 euros.

“Quince millones en 20 años no nos parece una cantidad excesiva... Si estamos endeudados es porque se han hecho cosas. Nuestra política es que la cultura esté al alcance de la calle, de los ciudadanos mientras dan un paseo. Y no cerrada en un museo”, argumenta un portavoz del Consistorio. Ajeno a las críticas, el Ayuntamiento inauguró el pasado día 14 una estatua de Fernán González, primer conde de Castilla... Con desfile militar incluido. Los responsables del PP afirman que compraron la escultura en 2008 y desde entonces había permanecido guardada en los almacenes municipales. Su importe se desconoce.

“Pretendemos hacer de Navalcarnero un lugar atractivo, atraer el turismo... Y para eso potenciamos nuestra fortaleza en el ámbito cultural”, insiste el equipo de trabajo del alcalde, al que la oposición —el Partido Popular cuenta con 12 concejales, el PSOE con siete, el Partido Democrático Popular con uno e Izquierda Unida también con uno— reprocha los excesos cometidos gastando el dinero público en otras prioridades como 150 cruceiros y granito por unos 10 millones, con la Intervención y Tesorería Municipal contrarias al pago de la mayoría de los encargos.

'Monumento al arrastre', una obra de bronce en el exterior de la plaza de toros, costó 614.800 euros. ampliar foto
'Monumento al arrastre', una obra de bronce en el exterior de la plaza de toros, costó 614.800 euros.

A la sensación de incertidumbre contribuye la falta de un presupuesto fiable: el último que se aprobó fue el de 2008. Desde entonces se vienen prorrogando, y ya van seis ejercicios. A falta de presupuestos, los ingresos están calculados, en un alarde de ciencia-ficción, en 35,1 millones de euros anuales: 7,4 millones por impuestos directos; 14,7 por indirectos; 7,5 en concepto de tasas y otros conceptos; 4,9 en transferencias corrientes; y 374.116 euros en ingresos patrimoniales.

Mientras, la ciudad sigue con los mismos servicios sociales que en 1995, cuando Adell dio el relevo a Santos. El nuevo polideportivo, iniciado junto al que ya había, es un exponente fiel del descontrol que durante el boom del ladrillo caracterizó a tantas Administraciones. El complejo, en el que el Ayuntamiento ha invertido 10,5 millones, debía haberse terminado en 2007. Las obras se interrumpieron en 2008.

Despilfarro municipal en metal y piedra

  • Monumento al Arrastre: 614.800 euros.
  • El Fauno: 522.000 euros.
  • Crystal Garden: 250.000 euros (600.000 incluyendo la glorieta en la que se encuentra).
  • El Calvario: 212.280 euros.
  • Mesonero mayor: 174.000 euros.
  • Santa Águeda: 160.500 euros.
  • Flama: 157.412 euros.
  • Alonso Arreo: 146405 euros.
  • Arco: 144.383 euros.
  • Padre José Gras: 127.600 euros.
  • Monumento al Parque Museo Feliciano Hernández: 125.400 euros.
  • Escultura para parque Museo Aire Libre: 118.967,95 euros.
  • Don Pelayo: 73.000 euros.

El esqueleto del polideportivo es un testigo incómodo de una gestión mejorable, al igual que la parcela que permanece vacía a la espera del centro de salud que la Comunidad (PP) prometió en 2007. Una promesa incumplida que obliga a los habitantes de Navalcarnero a arreglárselas con el que existe desde 1986 (la población se ha triplicado desde los 11.000 habitantes en 1995 a los 26.000 actuales). “Le hemos facilitado una parcela de suelo municipal al Gobierno regional y todavía no han hecho nada y como el centro de salud es de su competencia... Si fuera por nosotros, habríamos destinado el dinero de las estatuas a construirlo”, afirma el Gobierno local.

Lo que no dice el Gobierno de Santos es que, desde el estallido de la crisis, la deuda municipal ha pasado de los 41,9 millones de 2008 a los 90,1 millones que el Ministerio de Hacienda contabilizó en el ejercicio de 2013. Esto es, un incremento de 50 millones. “Esa deuda es una sentencia imposible de cumplir, el responsable debería ser exclusivamente su gestor, que en su locura ha gastado 40 millones construyendo unas cuevas bajo la plaza principal del pueblo sin tener los permisos necesarios y para colmo con riesgo de derrumbe”, carga Adell.

“El Ayuntamiento no es una empresa privada, no está para obtener beneficios... Nuestra obligación no es acabar el ejercicio con superávit”, zanjan desde el círculo del alcalde, resaltando que Santos ha sido el más votado en las últimas cinco legislaturas. “¿Qué quiere decir eso? Que, en mayor o menor parte, todos los ciudadanos de Navalcarnero somos responsables de este desastre... Debajo de esta fachada de esculturas y granito, no hay nada. Absolutamente nada”, reflexiona Juan Benito, un vecino que, como tantos otros, barrunta un futuro apocalíptico a la villa de las 100 estatuas y los 150 cruceiros.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram