Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Navalcarnero gastó más de 2 millones de euros en granito

La Intervención informó en contra de las inversiones municipales

Navalcarnero (26.000 habitantes) se encuentra inmerso en una espiral de pagos a golpe de decreto del alcalde, Baltasar Santos, del PP, a pesar de contar todos ellos con informes desfavorables de la intervención y de la tesorería. El desencadenante de la situación es el estado en el que se encuentran las arcas municipales, con un remanente negativo de tesorería que, en 2012, llegaba a los 54,8 millones. Navalcarnero, con una deuda viva de 90 millones, es el segundo municipio de España de más de 5.000 habitantes que mayor deuda per cápita acumula, tras Jaén.

El PSOE, en la oposición, ha interpuesto una querella en el juzgado de instrucción número 6 de Navalcarnero en el que denuncia la forma “unilateral y sistemática” de actuar del regidor en los pagos desde finales de 2011 a principios de 2014. La semana pasada declararon como imputados el alcalde, una exinterventora Teresa de Jesús Hermida y la delegada de Hacienda, María Jesús Neira.

El PSOE ha denunciado al juez los pagos por decreto de alcaldía

El portavoz municipal socialista, José Luis Adell, aclara que “hay pagos que son imprescindibles como el agua, la luz o las nóminas, pero el alcalde autoriza otros que no son prioritarios, ni urgentes y que se destinan a fiestas, comidas, ornamentos de granito, entre otros muchos”. Los informes municipales arremeten contra los gastos no esenciales en los que incurre el Ayuntamiento, cuando los fondos deberían destinarse con “prioridad absoluta” al pago de la deuda por intereses y amortizaciones de créditos.

En la denuncia, los socialistas destacan “la obsesión del alcalde por el granito, sin importarle lo que cuesta, cruces, fuentes, bancos, pilas, entre otros elementos”. Según los datos que han recopilado, se ha abonado a cinco empresas más de dos millones entre 2012 y 2013 por dichos conceptos.

El Ayuntamiento acumulaba en 2012 un déficit de 54,8 millones de euros

A estos gastos no prioritarios se suman 737.254 euros destinados a festejos de 2012 y 2013 o 13.860 en pinturas murales. También aparecen en la denuncia como pagos a justificar por el alcalde 27.615, entre los que destacan 7.000 euros, en abril de 2013, en concepto de “gastos diversos en visitas realizadas por vecinos de Vaux Le Penil para hermanamiento”. Todo con sus correspondientes informes desfavorables.

El regidor también pasó por alto las advertencias de la secretaría municipal en cuanto a que se estaba vulnerando la ley de contratos, al realizar adjudicaciones sin licitación pública y con fraccionamiento de contratos. El PSOE apunta pagos en este sentido a 12 empresas en 2013 por un total de 2,4 millones. Entre ellos, se aprecia “un gasto ingente e innecesario en bordillos, mármoles, granito o mobiliario urbano”, dicen los socialistas.

Las infracciones denunciadas alcanzan a los 2,1 millones de subvención que recibió el municipio del Estado con cargo al Plan E, que se iban a emplear en la remodelación del mercado municipal. “Se desviaron a otros conceptos”, mantiene el edil socialista. Las obras se inauguraron en diciembre de 2011. Pero las cuentas no cuadran. El Estado ingresó 1.783.535 millones y el Ayuntamiento tan solo pagó 578.441 euros, por lo tanto, el saldo de la cuenta debería ascender a 1,2 millones. Dinero que no está. Los informes de intervención advierten de que se debe reponer esta cantidad, porque esta cuenta deberá destinarse exclusivamente a los proyectos con cargo al fondo, es decir, al mercado.

Los socialistas añaden que el alcalde no solo ha dispuesto indebidamente de estos fondos, sino que además solicitó una nueva financiación al Estado para pagar el mercado con cargo al primer mecanismo de pagos a proveedores de 2012. “Vamos, que el Gobierno nos ha financiado dos veces por la misma obra”.

Lo mismo se repite con la subvención de la Comunidad de Madrid para residencias de mayores y centros de día. Según los datos del PSOE, la suma de los fondos desviados alcanza los 2,9 millones, y el Ayuntamiento ha pedido al Estado para los mismos conceptos 3,9 millones del plan de pago a proveedores.

El desequilibrio presupuestario que ha llevado a esta situación se empieza a gestar con el presupuesto municipal del año 2007, que preveía unos ingresos de más de 32 millones. Cuando se liquida hay un remanente negativo de 9 millones. “En vez de atajar la situación, las cuentas para 2008 suben los ingresos a 35 millones”, critica Carlos Navarro del Partido Democrático Popular. Este presupuesto, calificado por la intervención de “una previsión de ingresos irreales y que conduce a que cada año se incremente el remanente de tesorería negativo”, se ha ido prorrogando año tras año.

“Como consecuencia, este año se prevé un déficit presupuestario acumulado de más de 100 millones”, concluye Navarro. Este periódico no ha logrado la versión del alcalde.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram