El Parlament pide al Gobierno catalán que elimine las dietas de sus altos cargos

CiU se queda sola defendiendo los complementos que cobran consejeros, secretarios generales y otros empleados públicos por asistir a las reuniones

El consejero Santi Vila en el Parlament.
El consejero Santi Vila en el Parlament.

Las dietas de los altos cargos provocaron ayer una situación que se da ha dado poco últimamente en el Parlament: CiU y Esquerra se enzarzaron en una discusión a cuenta de los complementos que cobran los trabajadores de la Generalitat (desde los consejeros a los funcionarios pasando por el personal eventual) por asistir a reuniones de órganos colegiados. La Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament aprobó una resolución de ERC para pedir al Gobierno catalán que elimine estas dietas mientras siga el recorte en la paga extra de los funcionarios. CiU se quedó sola votando en contra, mientras que el PP se abstuvo al considerar que los republicanos podían haber exigido al Gobierno el fin de las dietas en la discusión de los Presupuestos.

"La medida es justa, equitativa y ejemplarizante", defendió el republicano Sergi Sabrià. Anabel Marcos, de CiU, expuso sus reparos. Citó las dietas menos cuantiosas (47 euros por reunión que cobran los funcionarios del tribunal que debe preparar las pruebas de promoción interna de catalán), pero omitió las más altas, como los 627 euros por encuentro que perciben los miembros de la Entidad Autónoma de Juegos y Apuestas.

Marcos expuso otros argumentos para justificar el no de CiU a eliminar las dietas. Mantuvo que era una injusticia dejar de pagar los complementos a empleados de la Generalitat cuando en algunos organismos también participan los sindicatos, cuyos miembros seguirían percibiendo los complementos; y expuso que el sacrificio de los funcionarios es compartido por todos, desde el presidente de la Generalitat: "Ha sufrido una reducción del 27,7% de su salario y sueldo", lamentó Marcos, que agregó: "No debemos hacer demagogia ni populismo". Como apostilla, retó a ERC a plantear la misma moción en los Ayuntamientos en que gobierna y restó validez a la propuesta porque los republicanos no la plantearon mientras gobernaban en la Generalitat.

El discurso de Marcos no convenció a ERC, que rechazó la enmienda de CiU, que proponía "revisar" las dietas. Sabrià expuso que un texto similar se aprobó en octubre sin que hubiera ningún cambio en la política de dietas de la Generalitat.

Cuatro consejeros de la Generalitat cobran estos suplementos, a los que renunció Pelegrí

La proposición no es vinculante, aunque compromete al Gobierno a ponerla sobre la mesa. El Ejecutivo comparte la visión que expuso la diputada de CiU, por lo que el fin de las dietas se intuye difícil. El texto propuesto por Esquerra da un mes al Gobierno catalán para eliminar los complementos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La Generalitat reparte más de 700.000 euros solo en dietas entre consejeros, secretarios de departamento y directores generales (sin contar funcionarios, eventuales, y otros asistentes a las reuniones), tal como publicó EL PAÍS en noviembre. El responsable del Departamento de Territorio, Santi Vila, es el consejero que más dietas cobra. Percibe hasta siete complementos por asistir a reuniones relacionadas con su cargo, que le reportan 11.587 euros brutos anuales, adicionales a los 103.176,38 euros de su sueldo base. Felip Puig, consejero de Empresa, le sigue de cerca, con 11.477 euros. También cobran dietas la vicepresidenta Joana Ortega (6.306 euros) y Germà Gordó, de Justicia (2.268 euros). Josep Maria Pelegrí, de Agricultura, renunció a las suyas, y el resto de consejeros no asisten a órganos con derecho a percibir estos complementos.

Pese a estas cifras, los más beneficiados por las dietas son los secretarios generales de cada departamento, que acostumbran a representar al consejero en las reuniones de las entidades públicas. Ricard Font, secretario de Infraestructuras, percibe hasta 13 complementos diferentes, todos relacionados con su cargo. Hasta ocho secretarios generales superan los 100.000 euros de sueldo gracias a las dietas.

La resolución del Parlament pide suprimir los complementos que paga el Gobierno, pero no entra a valorar las dietas que paga la cámara a sus representantes por movilidad. Los diputados tienen derecho a percibir entre 1,500 y 2.100 euros mensuales a sumar a su sueldo base.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS