Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La feria de Bilbao mira a la tradición

A pesar del buen balance económico del pasado año, los precios no suben y habrá ofertas para jóvenes y otros colectivos

Enrique Ponce volverá a torear en la feria de Bilbao.
Enrique Ponce volverá a torear en la feria de Bilbao. AFP

Los carteles de las Corridas Generales de Bilbao fueron presentados hace dos semanas en Madrid, buscando una mayor repercusión en palabras de Javier Aresti, presidente de la Comisión Taurina de la Junta Administrativa de Vista Alegre. “Durante la feria de San Isidro, Madrid es el centro del universo taurino y por eso quisimos estar presentes allí. El efecto fue positivo, pues todos los aficionados estuvieron esos días valorando de forma positiva la semana de toros bilbaína”, explicó ayer durante el acto de presentación y debate con aficionados de Bizkaia.

La mayor novedad supone la mirada hacia la tradición con la recuperación de los festejos de vaquillas a las ocho de la mañana y el concurso de recortadores, además de las dos novilladas matinales el jueves y viernes de la Semana Grande. La intención es clara, pero aún habrá que valorar si el horario tan temprano es adecuado para acercar a los jóvenes hasta Vista Alegre. “Hace unas décadas era un éxito, hay que ver cómo recuperar esa tradición de venir a las vaquillas matinales”, afirmó Juan Manuel Delgado, miembro de la Comisión Taurina.

Esta filosofía basada en los festejos tradicionales está indudablemente unida al deseo de atraer gente a los tendidos. “La pasada feria fue buena económicamente, pero faltó gente en los tendidos varios días y por eso queremos que se conozca lo que hacemos y que los jóvenes puedan asistir a los festejos; si empiezan por las vaquillas o las novilladas, bienvenido sea”, aventuró Delgado.

Por ello, el esfuerzo también se hará en el plano económico. “Los precios son los mismos del año pasado, sin cambios. Los abonados pagarán lo mismo y tendrán dos festejos más, las novilladas. Además habrá 500 abonos para los jóvenes, que por 110 € podrán ver 15 festejos”, aseveró la gerente del coso Nerea Heppe, que anunció que están estudiando nuevas ofertas para otros colectivos como es el caso de los parados.

Regresan las vaquillas matinales, recortadores y novilladas

Los representantes de la Junta volvieron a insistir en que el año pasado hubo un buen resultado económico y que no se recibe ninguna subvención institucional como ocurre en otras ciudades, pero su objetivo es acercar a nueva gente a la plaza para evitar asientos vacíos en los tendidos, una imagen que se pudo ver en casi todos los espectáculos y espacios festivos durante la pasada Aste Nagusia por la negativa influencia de la crisis.

En el plano estrictamente taurino, Javier Aresti destacó la ausencia de Daniel Luque, que abrió la Puerta Grande de Las Ventas días después de cerrar los carteles y volvió a hacer hincapié en el mano a mano con los dos toreros más especiales para Bilbao en las últimas décadas. “Hermoso de Mendoza rejoneará un Victorino por primera vez, mientras que esa tarde Enrique Ponce estoqueará su cincuenta ejemplar de la legendaria divisa de Galapagar”, anunció antes de zanjar posibles comparaciones con los similares carteles de Hermoso en solitario con El Juli, el 10 de agosto en Huesca, o con José Tomás, el 23 en Málaga: “Lo nuestro es diferente. Sólo podían hacerlo estos dos toreros y no será tan mala la idea cuando la copian en otros lugares, pero aquí sólo tiene sentido con Ponce y Hermoso, con nadie más”.