Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A un paso del banquillo y con escaño

Xavier Crespo (CiU) y Dani Fernández (PSC) están a punto de ir a juicio y mantienen su acta de diputado

Hace ahora poco más de un año, Artur Mas presentó 51 medidas para luchar contra la corrupción. La más importante fue la recomendación de que un diputado debería dimitir cuando finalice la investigación judicial contra él y se abra juicio oral. Con todo, Mas puntualizó que la aplicación de la medida requería un pacto entre los partidos que jamás se llegó a cerrar.

Dos diputados del Parlament están a punto de sentarse en el banquillo y siguen en su escaño. Son Xavier Crespo, de CiU, y Dani Fernández, del PSC, sobre los que pesa ya acusación del fiscal. De ahí a abrir juicio oral media un trámite.

Los nacionalistas reaccionaron al escrito de la fiscalía proclamando de nuevo la inocencia de Crespo y en las filas del PSC se admite que Fernández siga yendo al Parlament. El programa electoral socialista de las últimas autonómicas proponía un acuerdo para la “separación transitoria del cargo y del partido en el momento de una imputración formal por parte de un juez de instrucción”.

Fernández ha dicho que renunciará al sueldo y a sus funciones cuando se abra juicio contra él. Pero seguirá en el escaño para mantener el aforamiento y que le juzgue el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en un plazo más breve que un tribunal ordinaria.

En la comisión de asuntos institucionales del pasado miércoles el diputado de la CUP David Fernández consideró “una provocación” que PSC y CiU enviasen a la reunión a diputados imputados, en alusión a Daniel Fernández y Oriol Pujol, acusado de soborno y tráfico de influencias. “Peor que la corrupción es la impunidad de la corrupción”, añadió el diputado de la CUP. El nacionalista Lluis Corominas le replicó que respetase la presunción de inocencia, “porque si no, es la selva”.

El único diputado que ha dimitido al ser imputado ha sido Jordi Cañas, de Ciutadans. El PSC tiene otros dos parlamentarios acusados, Montserrat Capdevila y Cristófol Gimeno, que mantienen el escaño.