Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘número dos’ de Castedo no dimitirá aunque le juzguen

Andrés Llorens arremete contra el fiscal que le pide tres años de cárcel y siete de inhabilitación

El concejal de Atención Urbana en Alicante, Andrés Llorens.
El concejal de Atención Urbana en Alicante, Andrés Llorens.

El vicealcalde de Alicante, Andrés Llorens, no piensa dimitir aunque le abran juicio oral y se siente en el banquillo de los acusados por el caso Magallanes, en el que la fiscalía le pide tres años de prisión y siete de inhabilitación por adjudicar la obra de una plaza una vez inaugurada.

El concejal de Atención Urbana confesó que ni la alcaldesa, Sonia Castedo, también imputada en el caso Brugal, ni ningún responsable del PP le han exigido su renuncia. “No voy a dimitir y entro de lleno en el juego, primero para demostrar mi inocencia y luego acudiré al Fiscal General del Estado para denunciar el incumplimiento de las directrices”, dijo Llorens quien se mostró indignado al no tener constancia del escrito de acusación del fiscal Anticorrupción, Felipe Briones, que ha publicado la prensa.

El regidor solicitó que se abra juicio oral contra él “de manera inmediata”, y confesó sentirse víctima de un “juicio paralelo, mediático y político”, por el que pedirá amparo ante el Fiscal General ya que los medios de comunicación han tenido antes la información que el propio interesado. Llorens mostró su “profunda indignación” porque como parte acusada no disponga del escrito del fiscal. “Lo reconozco, el trámite administrativo no se hizo bien, pero de ahí a hablar de prevaricación y falsedad documental me parece una barbaridad”, aseguró Llorens quien lamentó la “indefensión” en la que se encuentra al no disponer de la calificación fiscal.

Peligro en la plaza

El edil destacó que dejar la obra de la plaza Magallanes sin acabar suponía “un peligro para los vecinos” que “presionaron para que se acabara cuanto antes”. El concejal de Atención Urbana recordó que no presentó al concurso ninguna empresa de las que habían sido invitadas, salvo la que ejecutó la obra anterior. Llorens tildó de “increíble” que personas acusadas de blanqueo de capitales le pidan dos años de cárcel y a él por un error administrativo lo quieran “privar” de tres años de su “libertad”.

Tras la rueda de prensa del edil la oposición en bloque reaccionó y exigió su dimisión. “Si Llorens sigue en el cargo, es que ni él ni su partido han entendido nada”, aseguró Gabriel Echávarri, secretario del PSPV. “Si Llorens no dimite, es para cubrir las espaldas a Castedo, que también está imputada”, dijo Miguel Ángel Pavón, de EU. Y UPyD tildó de “insostenible” la situación de esta concejalía “bajo sospecha”.

 

Más información