Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE andaluz apuesta por que el futuro líder sea también candidato

Díaz: “Ya he dicho que si no me distraigo yo, no me van a distraer ustedes”

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, este martes en Sevilla. Ampliar foto
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, este martes en Sevilla. EFE

“Haya primarias, secundarias o terciarias” lo normal “hasta ahora” en el PSOE es que el secretario general de este partido “tenga muchas posibilidades” de que sea también el candidato a la presidencia del Gobierno. Esa es la posición del PSOE andaluz por boca de su número dos, Juan Cornejo, quien claramente apuesta por dar estabilidad a su organización una vez que se celebre el congreso extraordinario del 26 y 27 de julio, con un nuevo líder al frente y una nueva ejecutiva.

Será esta dirección la que tenga en su mano el auspiciar o no unas elecciones primarias para designar al candidato electoral. La convocatoria del congreso extraordinario, por la derrota en las europeas del 25 de mayo, ha dejado en el aire la celebración de estas primarias abiertas a los no militantes, previstas en un principio para finales de noviembre. Cornejo no manifestó una opinión ni a favor ni en contra de esta posibilidad, aunque es la primera vez que desde el PSOE andaluz se marcan pautas para el futuro.

Cornejo dice que la presidencia de la Junta es compatible con dirigir el PSOE

Los socialistas andaluces saben mejor que nadie que las bicefalias en su organización no funciona. Le ocurrió a Manuel Chaves cuando la secretaría general la ostentaba Carlos Sanjuán; volvió a pasar cuando Chaves eligió en 2009 a José Antonio Griñán como su sustituto a la presidencia de la Junta; y cuando Griñán dimitió el verano pasado y dio paso a Susana Díaz.

La pregunta que se hacen algunos socialistas es que si el secretario general va a ser elegido por primera vez en urna por los militantes, por qué hay que someterlo de nuevo a una especie de segunda vuelta. Y a esta cuestión es la que deberá responder la futura ejecutiva.

De partida, el PSOE andaluz va a trabajar porque el futuro líder desde el mismo momento en que “inicie la carrera” cuente con el máximo de avales necesarios, razón por la que la federación andaluza apoya que no se establezca un techo de firmas para aspirar a la secretaría general. Esta propuesta fue aprobada por unanimidad en la ejecutiva federal, resultado que esgrimió el secretario de Organización para rechazar una posición de veto del PSOE andaluz al tope de avales.

Aunque el PSOE está todo por reescribir de nuevo, los dirigentes andaluces van paso a paso y sin desvelar la incógnita mayor: la de si su secretaria general y presidenta de la Junta de Andalucía desde hace ocho meses, Susana Díaz, aspirará también a dirigir al principal partido de la oposición en España.

Andalucía quiere que los candidatos inicien la carrera con el máximo apoyo

Lo paradójico es que en Andalucía ningún secretario general provincial, ni ningún dirigente regional, ni ningún alcalde se haya sumado al apoyo de los barones territoriales y otros referentes institucionales para que la sevillana dé el paso. Tampoco Cornejo, quien reiteró que es una decisión que sólo debe tomar la presidenta de la Junta.

¿Cuándo despejará la equis? No se sabe, aunque el calendario para la recogida de avales —del 13 al 27 de junio— marca la pauta. A partir del 10 de junio los pretendientes podrán comunicarlo por escrito a la comisión organizadora. “Ni descarto ni no descarto”, señaló el responsable de Organización al ser preguntado por la decisión de Díaz. También reiteró que el cargo de presidenta de la Junta y el de secretaria federal son compatibles, como también lo es este último con la secretaria regional, como ya avanzaron dirigentes socialistas la semana pasada. Y respondió con evasivas a la pregunta de si el Gobierno andaluz exige dedicación exclusiva, al resaltar que en el PSOE lo que funciona “son los equipos”.

Díaz, según insisten en su círculo, no ha comunicado su decisión. Y hasta ahora lo que existe es la creencia de que dará el paso si hay unanimidad. Este martes presidió la reunión del Consejo de Gobierno, que duró alrededor de una hora y de la que se ausentó durante una parte. Cuando los periodistas le preguntaron en un acto institucional respondió: “Ya he dicho que si no me distraigo yo, no me van a distraer ustedes”.