Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alarma en el PP por la abstención del electorado clave para retener el poder

El presidente Fabra admite su preocupación y dice que tienen un problema de comunicación

Serafín Castellano, Alberto Fabra y Alfonso Rus, tras conocer el resultado electoral. Ampliar foto
Serafín Castellano, Alberto Fabra y Alfonso Rus, tras conocer el resultado electoral.

El discurso de la victoria apenas duró unas horas. Las primeras luces del día y un análisis más sosegado de la jornada electoral del domingo permitió comprobar ayer que los resultados habían sido "un desastre absoluto" para el PP de la Comunidad Valenciana.

El tsunami electoral representa para el PP de la Comunidad Valenciana una pérdida de más de medio millón de votos y 23 puntos menos respecto a las europeas de 2009. Y todo ello con una participación tres puntos inferior a la de hace cinco años.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, admitió su preocupación por unos resultados que, de extrapolarse a las autonómicas y municipales del próximo año, supondrían el desalojo del PP de las principales instituciones a manos de un bloque de izquierdas fraccionado pero holgadamente mayoritario. Fabra logra mejorar en la Comunidad Valenciana el resultado del PP nacional en tres puntos, pero su caída respecto a los anteriores comicios es muchísimo mayor que la del resto de barones.

Los resultados activaron la alarma en las filas populares, que ahora contemplan horrorizados como la desafección de una parte importante de su electorado, que optó por la abstención, pone en riesgo su continuidad en el poder tras tres lustros de mayorías absolutas. "Vox y Ciutadans han recogido 80.000 votos pero eso no explica los malos resultados", analizó un alto cargo popular, "la clave de nuestros malos resultados está en la abstención". "Todavía hay partido pero habrá que pelear hasta el último minuto y para ello es necesario cambiar el lenguaje utilizado y empezar con las políticas de reactivación económica", indicó la misma fuente.

El presidente de la Diputación y del PP provincial de Castellón, Javier Moliner, admitió la abstención de buena parte de su electorado. "Se han tenido que tomar decisiones importantes que todavía no son perceptibles por parte de los ciudadanos, lo que ha hecho que parte del electorado de centro derecha no haya votado como forma de expresar su situación", manifestó Moliner.

Con unos malos resultados que se reparten casi de manera homogénea —ninguno de los posibles liderazgos alternativos a Fabra logró salvar los muebles en sus feudos locales—, los populares valencianos optaron por reducir el problema a una cuestión de comunicación. "Hemos quedado todos igual de mal", aseguró un parlamentario autonómico. Ni Rita Barberá en Valencia —que se ahorró la foto del declive en la noche electoral—, ni Alfonso Rus en Xàtiva, ni Mercedes Alonso en Elche, ni María José Català en Torrent, ni Isabel Bonig en La Vall d'Uixò, por poner alguno de los nombres que se han barajado como posibles recambios de Fabra, lograron aguantar el empuje del bloque de izquierdas.

Obsesionados como estaban en quedar por delante de los socialistas con una horquilla de más de cinco puntos de ventaja, la dirección regional de los populares valencianos minusvaloró el efecto de la desafección política hacia PP y PSOE y la eclosión de un bloque de izquierdas muy dinámico. "Nadie previó el surgimiento de un partido antipolítico como Podemos", admitió una alto cargo de la Generalitat, "pero es evidente que tenemos un problema de comunicación".

Moliner en Castellón adelantó: "Hoy comienza para nosotros la campaña de las elecciones autonómicas y municipales y trabajaremos para hacer llegar a los ciudadanos el mensaje de que seguimos siendo su mejor alternativa". El secretario general del PPCV y consejero de Gobernación, Serafín Castellano, se mostró confiado en que la recuperación económica jugará a favor de los populares en los comicios del próximo año. "Estamos en el buen camino de la recuperación y eso va a ir en favor de la estabilidad política y, por tanto, también a favor del PP", dijo Castellano.

El presidente provincial del PP de Valencia, Alfonso Rus, tenía previsto convocar hoy mismo a la dirección provincial para analizar los resultados y Castellano hará lo propio con la Junta Directiva Regional mañana.

Sin embargo, nadie se atrevió ayer a especular sobre la posibilidad de que el presidente de la Generalitat realice una remodelación en el Consell para trasladar la idea de cambio de página e impulsar un nuevo discurso. Una situación que podría verse facilitada por el inminente relevo de Paula Sánchez de León como delegada del Gobierno y la vacante creada con la dimisión de la secretaria autonómica de Comunicación Lola Johnson en un área clave para cambiar el discurso.

Más información