Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP pierde la mitad de su apoyo

Los populares bajan del 18% al 9,8% de los votos respecto a las elecciones europeas de 2009

Ciutadans logra 157.000 papeletas en Cataluña

Santi Fisas y Alicia Sánchez-Camacho valoran los resultados del PP catalán. Ampliar foto
Santi Fisas y Alicia Sánchez-Camacho valoran los resultados del PP catalán.

El tsunami independentista castigó con fuerza al Partido Popular catalán en las elecciones europeas de ayer. No se trata de un asunto meramente numérico. Los populares se habían autoerigido como “el único voto capaz de parar el independentismo”, en palabras repetidas hasta la saciedad por los candidatos y líderes populares que han visitado Cataluña durante esta campaña. Pero la formación liderada por Alicia Sánchez-Camacho quedó relegada a quinta fuerza, tras obtener 245.135 votos, (9,8% del total, casi la mitad que en 2009, cuando alcanzó el 18,02% de los votos). Se trata de unos 110.000 votos menos que en 2009. Los populares superaron a Ciutadans por poco más de 88.000 votos en Cataluña. El partido de Albert Rivera logró obtener dos escaños en Bruselas y casi una de cada tres de las papeletas logradas por el partido en toda España —497.000— fueron depositadas en urnas catalanas: 157.873 ayer, mientras que hace cinco años apenas obtuvo 6.999.

El PP había planteado estas elecciones como una triple prueba. En primer lugar, como una reválida a la gestión de Mariano Rajoy al frente de la presidencia de Gobierno y la ratificación de que el fondo de la crisis económica se aleja. La segunda, como una lucha cuerpo a cuerpo contra el socialismo. Y por último, en clave catalana, como unas elecciones para medir el pulso independentista en Cataluña. “Quedarnos en casa, dividir el voto, será legitimar el proceso ilegal que quiete tirar adelante Artur Mas”, se aventuró a decir el candidato Santi Fisas, durante el mitin de cierre de campaña del pasado viernes en Badalona.

Es por ello que Sánchez-Camacho y Fisas decidieron refugiarse ayer en los triunfos de su partido en España y Europa. La líder del PP prefirió cargar contra el presidente de la Generalitat Artur Mas (CiU) que hacer algún ejercicio de autocrítica. “Su obsesión está llevando a ganar a los independentistas de Esquerra, partido que ya dejó arruinada a Cataluña en el anterior tripartito”, espetó Sánchez Camacho. La presidenta popular, sin embargo, insistió anoche en que es el único partido que puede parar a aquellos que “apuestan de manera radicalizada por la independencia”.

Camacho fracasa en su intento de ser el muro de contención anticonsulta

Sánchez-Camacho también se quejó por la difícil campaña que tuvo que vivir el PP. La mayoría de los actos de la formación fueron seguidos de cerca por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y otras entidades sociales y soberanistas, que realizaron escraches prácticamente en todos los mítines importantes. Fisas denunció la hostilidad y “la violencia moral y física” que tuvieron que vivir. El punto más álgido fue en el mitin de Vilanova i la Geltrú, que contaba con la presencia del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Un centenar de personas protestaron durante el acto y tras su finalización golpearon y acosaron los vehículos del ministro y de Sánchez-Camacho. Los Mossos d’Esquadra han detenido a dos personas por estas agresiones.

“Los resultados son los que son, pero hemos ganado las elecciones”, finalizó Sánchez Camacho. La líder popular por ahora no se plantea ningún cambio de estrategia para hacer frente a una realidad independentista que parece empezar a desbordar al PP. Sánchez Camacho aseguró que la línea será la misma de cara a las municipales

El batacazo del PP es aún mayor si se compara con los resultados en las anteriores elecciones generales, en 2011, cuando los populares obtuvieron más de 716.000 votos. Al cierre de esta edición, la apuesta del PP catalán por sus nuevos feudos en Cataluña no funcionaron. En Badalona, donde gobierna Xavier García Albiol, fueron cuarta fuerza y solo obtuvieron 8.116 votos.

UPyD logra 32.595 votos y Vox, de Vidal-Quadras, apenas 7.800

Los otros partidos que compartían su oposición a la consulta no salieron bien parados. Unión Progreso y Democracia (UPyD), de Rosa Díez, solo obtuvo 32.595 votos en Cataluña. Vox, la formación de Alejo Vidal-Quadras —anterior cabeza de cartel catalán en las europeas de 2009— apenas superó los 7.800.

El líder de C’s, Albert Rivera, por su parte, se mostró muy satisfecho por los resultados obtenidos en toda España con la marca Ciudadanos. “Ya somos una alternativa a nivel nacional”, afirmó en un acto celebrado en el Hotel Eurobuilding de Madrid junto al cabeza de lista, Javier Nart, y a otros miembros de la formación. Rivera dio las gracias a los votantes y añadió que no sabe si Ciudadanos es “el ganador moral de las elecciones”, pero que el único perdedor es el bipartidismo. Por su parte, el cabeza de lista, Javier Nart, se felicitó por los resultados, y añadió que si en el PP están contentos con sus votos —algo que calificó como “humorismo político”—, en Ciudadanos están “más satisfechos que ellos”.

Más información