La final de la Champions desencadena la última bronca en el PP de Madrid

La intención de González de instalar una pantalla en Sol para seguir el partido entre Atlético y Real Madrid no encuentra el apoyo de Cifuentes, que apela a razones de seguridad y a la Junta Electoral

Camisetas del Madrid y el Atlético en la sede del Gobierno regional.
Camisetas del Madrid y el Atlético en la sede del Gobierno regional.Claudio Álvarez

La fiesta del fútbol que Madrid copará el 24 de mayo en Lisboa en la final de la Champions, con dos equipos de la misma ciudad luchando por primera vez en la historia por el título en el partido decisivo, ha desembocado en la última bronca interna del Partido Popular. Los protagonistas del desencuentro son, una vez más, la Comunidad de Madrid y la Delegación del Gobierno. El origen de las chispas está en la intención del presidente regional, Ignacio González, de instalar una pantalla gigante para seguir el partido en la Puerta del Sol, donde se encuentra la sede del Ejecutivo autonómico.

Una idea que ha derivado en la última tormenta política con la delegada, Cristina Cifuentes, que entiende que podría haber problemas de seguridad entre seguidores de las dos aficiones. Precisamente en el mismo escenario que ha enfrentado a la Delegación con la Comunidad, que se queja de la celebración cotidiana de manifestaciones y protestas en el corazón y punto neurálgico de Madrid. Mientras, la Delegación subraya que el número de protestas no es abultado.

“¿A alguien se le ocurriría concentrar en la Plaza de Mayo de Buenos Aires a las aficiones del River y del Boca, o en cualquier plaza londinense a los seguidores del Arsenal y del Chelsea para presenciar un partido entre ellos? Pues lo mismo puede decirse del partido Real Madrid-Atlético y la iniciativa de que las aficiones se concentren en Sol para ver la final”, afirmó Cifuentes. Antes, González había mostrado su “sorpresa”  por el hecho de que la Delegación le contestara que la videopantalla requería el permiso de la Junta Electoral. ¿El motivo? Que la finalísima se celebrará la víspera de las elecciones europeas. En la fiesta regional del Dos de Mayo, cuando ya se conocían los equipos que pelearían el máximo título continental, ya se hablaba de los inconvenientes que la Junta Electoral podría poner a que tanto González como la alcaldesa de la capital, Ana Botella, pudieran recibir a los campeones el mismo día de los comicios a la Eurocámara. Entonces ya se hablaba de retrasar un día los festejos, pese al evidente descontento que supondría para los hinchas del plantel campeón.

Salvador Victoria, portavoz del Gobierno regional y número dos de González, anunció la semana pasada que la Comunidad instalaría el sábado de la semana que viene la pantalla en la fachada de la Real Casa de Correos. De esa manera, argumentó, el Gobierno pretendía “sumarse a la fiesta del fútbol” para “visualizar que Madrid es una comunidad autónoma de Champions”. Preguntado por si el Gobierno se iba a coordinar con el Ayuntamiento de Madrid para la instalación de las pantallas, Victoria señaló entonces que habría “distintas”, no solamente de las dos Administraciones sino también en el Santiago Bernabéu y en el Vicente Calderón. “No vamos a pretender que vengan todos los madrileños a una sola pantalla. Se trata de que se disfrute ese día de un gran partido y ambas aficiones disfruten conjuntamente”, zanjó, sin mostrar la menor señal de inquietud.

Justo el mismo día que la Comunidad expresó su interés en poner la pantalla, Botella comunicó que del Palacio de Cibeles iban a colgar dos zamarras de los dos equipos finalistas de la Liga de Campeones. Y dio a entender, al conocer los planes de González, que veía difícil la instalación de la pantalla gigante en Sol. Lo hizo sin abrir la boca y tirando de mímica, encogiéndose de hombros y sonriendo enigmáticamente. Las dudas de Botella se fundamentaban, básicamente, en los peros que pudiera poner la Junta Electoral al acontecimiento.

La Delegación señaló este martes al Gobierno regional que la convocatoria para presenciar la final entre madridistas y rojiblancos desde la Puerta del Sol “contará previsiblemente con una asistencia masiva y que se sitúa en plena campaña electoral, de manera más específica en la jornada de reflexión”. “Cualquier decisión al respecto requiere del previo pronunciamiento de la Junta Electoral, a la que debería dirigirse la Comunidad de Madrid en primera instancia”, señaló la institución que dirige Cifuentes por carta al Gobierno regional, que el día anterior le había trasladado sus planes de colocar una pantalla gigante en el kilómetro cero.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Para hacerlo, el Gobierno de González preguntó si existía “alguna objeción por razones de seguridad ciudadana o de orden público”, dado que sería necesario “articular dispositivos policiales de seguridad” para los aficionados de ambos equipos que se concentraran tanto en Sol como en las calles adyacentes. La Delegación añadió que, de no existir oposición por parte de la Junta Electoral, la Comunidad debería requerir la correspondiente autorización al Ayuntamiento debido a que la instalación de la pantalla conllevaba la utilización de un espacio público de titularidad municipal. Todo ello, respetando la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas.

La respuesta de Cifuentes no fue recibida con una pizca de agrado en la Comunidad. “La Delegación del Gobierno se ha infralimitado... He preguntado ‘qué hora tienes’ y me han contestado ‘estás muy guapo”, soltó Victoria. Por si la postura del Gobierno regional no estaba clara, el segundo hombre más poderoso de la Comunidad se desquitó afirmando que Cifuentes había “echado balones fuera”. “No me ha contestado a la carta”, zanjó. González se mostró más conciliador tras colocar dos camisetas gigantescas de los dos clubes en el frontal de la sede del Gobierno madrileño: “Por supuesto, vamos a consultar a la Junta Electoral y al Ayuntamiento y con lo que nos digan volveremos a plantear a Delegación si hay algún problema de orden público o seguridad, que es la única cuestión que puede levantar algún tipo de duda”. Cifuentes les contestó por la tarde sin dar un paso atrás en su postura: “Hay que aplicar la ley y el sentido común”. Victoria le objetó que “ambas aficiones a lo largo de toda la temporada han tenido un comportamiento ejemplar”. “No me parece de recibo compararles con grupos violentos de clubes de otros países”, abundó.

A falta del siguiente paso, lo único claro del penúltimo capítulo del vodevil interno del PP es que el día 24 el Atlético se estrenará como campeón continental o el Madrid, con nueve Copas de Europa, levantará la ansiada Décima. Lo que seguirá sin resolver será el nombre de los candidatos del Partido Popular para el Ayuntamiento y la Comunidad. González ya se ha postulado para encabezar las listas autonómicas en múltiples ocasiones. Entretanto, Botella desea repetir de alcaldesa pero no lo dice abiertamente, y Cifuentes ni confirma ni desmiente y “hará lo que le pida el partido”. Mientras, en Génova callan y el suspense se alarga.

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS