Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno cree que Otegi tendría que salir de la cárcel “lo antes posible”

Erkoreka explica que el encuentro entre Urkullu y Artur Mas se produjo dentro de la “normalidad democrática más absoluta”

En línea con lo que viene defendiendo en los últimos meses, el Gobierno vasco ha criticado este martes tras su consejo semanal que el Tribunal Constitucional haya decidido mantener a Arnaldo Otegi en la cárcel. El portavoz y consejero de Justicia, Josu Erkoreka, ha asegurado que el Constitucional “tenía en su jurisprudencia razones para tomar otro tipo de decisión” pero ha “preferido” mantener al dirigente de la izquierda abertzale en la cárcel.

El Ejecutivo cree que sería “bueno” que el alto tribunal “activara” las previsiones legales que le permiten excarcelar a Otegi, que ha cumplido tres cuartas partes de su condena. Un paso que considera que debiera producirse "lo antes posible".

El Ejecutivo considera que Otegi “no tenía que estar en la cárcel” por el caso Bateragune, razón que le mantiene recluido desde otoño de 2012, cuando fue detenido junto con otras personas como Rafa Díez Usabiaga por intentar relanzar Batasuna a través de la nueva marca.

Reunión con Artur Mas

El portavoz ha explicado a los medios de comunicación que el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha detallado en la reunión con sus consejeros el encuentro que mantuvo con el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, el pasado 1 de mayo. Erkoreka ha resaltado que el encuentro fue “cordial y provechoso” y estuvo enmarcado dentro de la “normalidad democrática más absoluta”. El portavoz ha considerado que la “sociedad demanda más diálogo” entre los responsables institucionales.

Los detalles del encuentro, que fue anunciado a los medios de comunicación 24 horas después a través de sendos comunicados, no han trascendido, más allá de que el Gobierno vasco haya explicado que recibió de Mas los detalles sobre los próximos pasos que espera dar de aquí al 9 de noviembre, fecha en la que está prevista la consulta soberanista catalana. En el encuentro no se cerraron compromisos concretos por parte de ninguno de los ejecutivos además de mantener una relación “fluida”.