Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Meléndez califica de “venganza política” el cese de funciones como edil en Cádiz

La concejal socialista acusa al secretario de su partido de organizarle un “consejo de guerra”

“Esto es una venganza política, un castigo”. La concejala socialista, Marta Meléndez, candidata a la alcaldía de Cádiz en las dos últimas elecciones, no ha encajado bien la decisión de su partido de apartarle de sus funciones como edil en el Ayuntamiento de Cádiz. El PSOE le ha retirado todas sus competencias, aunque la mantiene dentro del grupo municipal, tras haber sido imputada por el caso ISE, el que investiga el posible desvío de fondos públicos que deberían haberse destinado a obras en colegios. “Quiero saber si ese es el criterio es el que se va a aplicar a todos los compañeros. ¿A todos los imputados en los EREs les van a apartar de todos los cargos que tienen?”, se preguntó. Meléndez arremetió contra el secretario local socialista, Fran González, al que acusó de haber organizado un “consejo de guerra” contra ella.

Meléndez ya no podrá seguir asistiendo a los plenos de Zona Franca ni representar al PSOE en órganos municipales como el consejo del Mayor, la comisión especial de cuentas o el consejo de administración de la empresa de aparcamientos EMASA. “Lo hacemos por coherencia porque lo que pedimos para otros partidos nos lo tenemos que aplicar”, ha explicado González hoy después de que comunicara anoche la decisión a la propia afectada en una reunión de la ejecutiva local donde él y otros siete miembros le reclamaron el acta de concejal, aunque finalmente solo se acordó apartarle de sus funciones.

Meléndez tuvo la oportunidad en esa reunión de defenderse y recordar la presunción de inocencia. “Ellos saben que soy inocente pero han sentado muy mal mis declaraciones en las que ante la Guardia Civil y los medios de comunicación yo he explicado que vi algunas irregularidades en la gestión del ISE (Ente Público de Infraestructuras y Servicios Educativos)”. Meléndez atribuye la medida de quitarle competencias a la venganza personal de González, quien la sustituyó al frente de la secretaría local y la portavocía en el grupo municipal. “Es un castigo que me viene imponiendo en los últimos meses, lo que se ha visto incrementado en que no se me permite intervenir en los plenos o presentar iniciativas ciudadanas”.

Y ha centrado sus críticas contra González. “Siempre he querido ser alcaldesa de esta ciudad. Yo siempre he buscado el interés general no el sustento propio. Estoy en contra de esos políticos, y de ahí vienen mis divergencias con el secretario local, de esos jóvenes que vienen al partido para vivir de él, para sustentarse a ellos y a sus familias desde el partido porque así no se hace política en mayúscula, sino política en minúscula desde la mediocridad”.

Meléndez dice que cuenta con el apoyo de dos de los siete concejales que el PSOE tiene en el Ayuntamiento, Marisa de las Cuevas y Federico Pérez Peralta, que se han comprometido con ella a no firmar los escritos para retirarle las competencias. Pedirá a las direcciones provincial, regional y federal que se posicionen sobre esta decisión de la local. Y exigirá que el criterio que se termine aplicando sobre cargos imputados sea generalista y no contra personas díscolas contra la dirección, como ha sido ella con la actual ejecutiva de Cádiz. El delegado de la Junta, Fernando López Gil, tuvo dificultades para tratar de explicar por qué ve aceptable actuar contra Marta Meléndez y no contra cargos autonómicos como Angelines Ortiz, actual directora general de Economía Social de la Junta, imputada en el caso Bahía Competitiva, otro desvío de dinero público, en este caso, para atraer empresas. “Entiendo lo que han hecho. Nosotros hemos defendido a Ortiz porque es imposible que se igualen todas las imputaciones. Si a alguien le cogen cometiendo un acto delictivo claro, no hay que esperar a una condena para exigir responsabilidades. Y no digo con eso que haga mención al caso que estamos hablando. Pero cada imputación es algo diferente. Y no es que haya imputados de primera y de segunda. Es que cada caso es diferente”.