Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bomberos defienden su actuación en el incendio de Torrent y Chiva

El Consorcio Provincial afirma que los primeros efectivos llegaron a los 16 minutos del aviso

El Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia defendió este jueves su actuación en la extinción del incendio que se declaró el martes en Torrent y Chiva y que arrasó 320 hectáreas. Ante las críticas de afectados sobre la supuesta tardanza de los bomberos en llegar al lugar del incendio, el Consorcio explica en su comunicado que sus efectivos fueron los primeros en acudir al ser movilizados por el llamado despacho automático que establece el Plan Especial de Incendios Forestales (PEIF) de la Comunidad Valenciana.

"El aviso inicial se recibió a las 12.09 informando de unos pinos ardiendo y a las 12.25 llegaban las primeras dotaciones, 16 minutos después del aviso. De acuerdo con el PEIF se movilizaron las dotaciones más próximas al lugar de la emergencia: bomberos de los parques de Torrent, Paterna y Chiva, las brigadas rurales de Emergencia de la Generalitat de Yátova y la Vallesa y tres medios aéreos (un avión semipesado de carga en tierra y dos helicópteros de extinción), así como tres mandos: un coordinador forestal, un sargento de bomberos y el oficial jefe de guardias de bomberos", explica la nota.

Los bomberos destacan que "desde el primer momento se solicitaron refuerzos dadas las condiciones del combustible y la orografía de la zona unido al elevado riesgo para las personas debido al interfaz urbano-forestal". "Las labores de extinción se centraron en garantizar la protección para las personas, ordenar la evacuación de la zona y en la medida de la capacidad extintora contener la afectación del fuego a las vivienda más próximas", continúan.

En ese sentido, el Consorcio destaca que las zonas en las que el monte y la urbanización se tocan, como es el caso de Calicanto, son "de gran riesgo" y "exigen a los medios de extinción adoptar una estrategia defensiva para proteger en primer lugar a las personas y los bienes, dejando en un segundo plano las labores de control de la propagación del incendio forestal".

"La existencia de cientos de casas en el perímetro del incendio y la inexistencia de una distancia mínima de seguridad, unida a la orografía del terreno, hacía del incendio en la primeras horas un fuego fuera de la capacidad de extinción", abunda el Consorcio. Así, en "muchos momentos las descargas de los medios aéreos no eran viables" por el denso humo en la zona, a lo que se añadía que había "miles de personas que precisaban de evacuación" -al final fueron casi 3.000- junto a los inquilinos de siete residencias de ancianos y discapacitados.

"Evidentemente, en un incendio forestal de estas características, en los primeros momentos siempre se producen situaciones muy difíciles y complicadas, de alarma y confusión para toda la población afectada, intrínsecas a la gestión de un situación de emergencia de esta magnitud, pero en ningún caso puede afirmarse que hubo descoordinación en las labores de extinción", defiende el Consorcio, que agradece "la colaboración de toda la población afectada, así como de todos los recursos que han colaborado en la extinción del incendio".

"Nuestra prioridad siempre ha sido salvar a las personas. Primero son las personas, después los bienes y por último el monte", añade el Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia.

La Generalitat aseguró este jueves que el incendio solo afectó a cinco casas, "dos completamente y tres en menor medida", aunque también ardieron jardines y coches.

Prevención

Los partidos de la oposición reiteraron sus críticas a la falta de medidas de prevención, especialmente en una zona de urbanizaciones pegadas al monte. Los vecinos afectados denunciaron que la zona era un "polvorín" no solo porque no ha llovido este invierno, sino porque no se ha controlado la maleza ni se ha limpiado el monte.

El portavoz adjunto de EUPV en las Cortes Valencianas, Lluís Torró, exigió al consejero de Gobernación, Serafin Castellano, que "dé la cara" ante el "panorama de dejadez en que se encontraba esta zona antes de las llamas, provocado por la falta de actuaciones para prevenir los incendios". Torró, en un comunicado, afeó a Castellano que "culpe a la sequía en lugar de replantearse de forma radical su política en materia de prevención y extinción de incendios, y sobre todo la falta de medios y planificación".

Por su parte, el PSPV va a solicitar a los ayuntamientos, la Diputación de Valencia y la Generalitat que se tomen con carácter de urgencia medidas para paliar los daños. El secretario general del PSPV en la provincia de Valencia, José Luis Ábalos, en un comunicado, señaló que los ciudadanos "requieren de una actuación política eficaz que responda a sus necesidades" y confió en que el resto de partidos respalde la reclamación de "tareas urgentes de limpieza de maleza en las zonas limítrofes a las viviendas".

El también portavoz de Medio Ambiente del PSOE en el Congreso de los Diputados, abogó por crear una comisión formada por los ayuntamientos de Torrent, Godelleta y Chiva "para coordinar futuras emergencias, en la urbanizaciones donde confluyen los tres términos municipales".

El Ayuntamiento de Torrent, cuyo término municipal fue el más afectado, ha facilitado una oficina ciudadana en la zona residencial Cumbres de Calicanto para atender a los vecinos afectados por el incendio de la Serra Perenxisa. La oficina estará situada en la sede de la Asociación de Vecinos Fase Cumbres de Calicanto, que ha cedido al Consistorio este espacio, donde un funcionario municipal atenderá a las personas de la zona que necesiten información.

El Consistorio, además, convocará en los próximos días el Consejo del Paraje Natural de la Serra Perenxisa para evaluar los daños causados por el incendio en espacio protegido, que ha afectado a la zona residencial Cumbres de Calicanto, así como trazar futuras líneas de actuación y labores de reforestación.