Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Zona Franca se fija en la fábrica de tabacos de Cádiz

La propuesta del recinto fiscal para los suelos de Altadis compite con proyectos autonómicos

Imagen del exterior de la fábrica de Altadis de Cádiz, durante las protestas contra el cierre de la fábrica, en 2003.  rn
Imagen del exterior de la fábrica de Altadis de Cádiz, durante las protestas contra el cierre de la fábrica, en 2003.

El 30 de abril se marcharán los últimos operarios de Altadis. Será el fin de casi tres siglos de industria tabaquera de Cádiz. Ya no tienen faena. A principios de este mes se trasladó el último cargamento de tabaco, así que se limitan a preparar el cierre de las instalaciones. Allí solo quedará un retén de vigilancia para evitar daños en los 153.000 metros cuadrados de superficie que se quedarán sin usos a la entrada de la ciudad. Una fábrica vacía saludará a los que lleguen en coche a Cádiz desde el puente José León de Carranza.

El final de la industria tabaquera gaditana abre, además, el problema de otro macrosuelo vacío en la bahía gaditana, agravado en los últimos años desde el cierre de Delphi o las dificultades para llenar de contenido el parque industrial de las Aletas, ambos terrenos en Puerto Real. Esto, sin contar, las numerosas naves vacías en polígonos como el de El Trocadero, en Puerto Real, o el de las Salinas, en El Puerto de Santa María. Altadis dejará 153.000 metros cuadrados, de los que alrededor de 38.000 pertenecen a la Zona Franca de Cádiz.

Hace años, cuando todavía había posibilidad de mantener activa esta fábrica, el entonces delegado de la Zona Franca, el socialista José de Mier, planteó la posibilidad de calificar los suelos de Altadis como pertenecientes al recinto fiscal, lo que habría permitido rebajar los impuestos y aranceles de la tabaquera. No cuajó. Pero ahora que la empresa se va, el Consorcio vuelve a plantear algo similar para atraer inversiones. El actual delegado, Jorge Ramos, del PP, ve posible que la Zona Franca se haga con los terrenos y amplíe los actuales 330.000 metros cuadrados de recinto fiscal, a casi el medio millón. Se uniría a su política expansiva dentro de la provincia de Cádiz con suelos en Los Barrios, Jerez, Algeciras o La Línea, entre otros municipios.

El Gobierno central se comprometió con la Zona Franca gaditana y dirigentes del PP en esta provincia, como Teófila Martínez, a disponer 200 millones de euros para garantizar esta expansión, en una medida que se entendió como compensatoria tras aprobar la creación de otra Zona Franca en Sevilla. El dinero todavía no ha llegado, lo que ha generado las críticas de los partidos de la oposición. “Más que un dinamizador económico, Zona Franca se ha convertido en una inmobiliaria”, ha criticado el portavoz socialista, Francisco González, quien recuerda que, a pesar de lo anunciado, la remodelación del polígono exterior acumula un grave retraso.

Para la compra de Altadis en Cádiz se estima que serán necesarios entre 30 y 50 millones de euros. También hay que analizar el uso que se puede dar a los edificios que están en pie, oficinas, fábrica y almacenes. De hecho, la Junta ha reconocido que ha visitado la fábrica para, entre otros posibles usos, plantear allí el proyecto de Ciudad de la Justicia. El Ayuntamiento de Cádiz, del PP, ya ha advertido de que no permitirá un cambio de uso del suelo y mantendrá su potencial industrial.