Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nacionalistas reclaman el derecho a decidir en un Aberri Eguna dividido

Sortu acusa al PNV de crear “falsas esperanzas” en torno a la independencia

 Los candidatos del PNV a la Diputación alavesa, Ramiro González (izquierda) y al Ayuntamiento de Vitoria, Gorka Urtaran (drerecha) y los dirigentes del partido Pilar García de Salazar y Xabier Agirre muestran el cartel del Aberri Eguna.
Los candidatos del PNV a la Diputación alavesa, Ramiro González (izquierda) y al Ayuntamiento de Vitoria, Gorka Urtaran (drerecha) y los dirigentes del partido Pilar García de Salazar y Xabier Agirre muestran el cartel del Aberri Eguna. EFE

La izquierda abertzale y el PNV exigirán este fin de semana, en los diversos actos convocados con motivo del Aberri Eguna, el derecho a decidir del pueblo vasco. Pedirán lo mismo pero ni mucho menos juntos, ni física, ni dialécticamente, y aunque el fin sea el mismo, y en los discursos de unos y otros se señale como principal enemigo al Estado español, —por impedir que la ciudadanía pueda expresar su parecer a través de una consulta— Sortu quiso ayer calentar la víspera del día de la Patria vasca acusando al PNV de alimentar “falsas esperanzas” en torno a la independencia.

El presidente de la formación, Hasier Arraiz, subrayó que “queremos dejar claro que no hay ninguna posibilidad de acuerdo bilateral con el Estado español”, por lo que advirtió “todo aquel que trata de alimentar la falsa esperanza de que sí existe, está procediendo a una maniobra de distracción, que nos va a conducir, antes o después, a una gran frustración como pueblo”.

El dirigente de Sortu, acompañado de otros miembros de la formación, como Pernando Barrena o Rufi Etxebarria, emplazó al PNV a “dejar de mirar a Madrid y dejar de pensar en acuerdos con aquellas fuerzas políticas que niegan el cambio político y el derecho a decidir de los vascos”. Precisamente, el PNV y el PSE han pactado, en lo que va de legislatura y entre otras cosas, la creación de la ponencia de autogobierno en el Parlamento vasco, un foro en el que los nacionalistas, al menos en un primer momento, han elegido caminar de la mano de los socialistas, despreciando a EH Bildu.

Actos convocados

La izquierda abertzale celebrará por partida doble el Aberri Eguna. Las formaciones Sortu, EA, Aralar, Alternatiba y la vascofrancesa Abertzaleen Batasuna (AB) celebrarán unidos el día de la Patria Vasca con la mirada puesta en los procesos abiertos en Cataluña y Escocia, que reivindicarán también para el País Vasco.

Primero lo harán, este sábado, por la tarde, en la localidad vascofrancesa de Larresoro y el domingo, en Pamplona, el lugar en el que 2013 Sortu celebró su primer Aberri Eguna.

El PNV, por su parte, organizará un acto político el domingo en la plaza Nueva de Bilbao, en el que la formación pondrá sus miras en Europa, el espacio en el que el partido buscará el “reconocimiento y la realización nacional”.

En el acto, entre otros, participarán el presidente de la formación, Andoni Ortuzar, el lehendakari, Iñigo Urkullu, así como los candidatos del partido a las elecciones europeas del próximo mes de mayo, Izaskun Bilbao y Jean Telletxea.

Arraiz animó al PNV a que se sume a la izquierda abertzale en el impulso conjunto de la vía vasca hacia la soberanía. La iniciativa con la que la antigua Batasuna quiere alcanzar la independencia “en base a acuerdos entre quienes estamos porque el futuro de Euskal Herria se decida entre los vascos”. “Invitamos a todos los independentistas a que nos acompañen en este camino. Juntos lo podemos conseguir, lo vamos a conseguir”, añadió Arraiz, trazando así la gran diferencia con el discurso que enarbolará el PNV.

Porque si Sortu tiene claro con quién quiere o puede contar para emular los procesos abiertos en Escocia y Cataluña, el PNV sin embargo optó por defender “un debate incluyente que propicie un singular avance del autogobierno en Euskadi”. “Un acuerdo democrático que posibilite el reconocimiento y su adaptación a las normativas básicas del derecho a decidir”. Así explicaron las reivindicaciones que los nacionalistas exigirán en el Aberri Eguna la secretaria de la ejecutiva del PNV, Pilar García de Salazar, y el presidente de la formación en Álava, Xabier Agirre, los encargados de presentar ayer en Vitoria los actos por el día de la Patria vasca.

Ambos dirigentes destacaron que la primera de las metas es la consolidación de un “nuevo tiempo de concordia en Euskadi” que a su vez “alimente” la construcción de una “nueva nación vasca”, un “sujeto político de derechos sin más límite que la voluntad expresada por su ciudadanía”, argumentaron desde el PNV, informa Efe.

Agirre destacó que el objetivo es “avanzar juntos y decidir por nosotros mismos cuál puede y debe ser nuestro porvenir”, es decir, la defensa del derecho a “decidir libre y democráticmanete [nuestro] futuro en igualdad de condiciones con el resto de los pueblos y naciones del mundo”. Algo que el PNV entiende sólo será posible en Europa, porque “los estados español y francés” siguen “negando” el “reconocimiento y la realización nacional” del País Vasco. Un planteamiento defendido también por Sortu en similares términos y que el dirigente abertzale señaló responde a la falta de democracia en España y al proceder del Gobierno central, que “no admite la base fundamental de la democracia, que es dar la palabra y la decisión a la ciudadanía. Sigue negando esa democracia a los pueblos que viven dentro de sus límites, en concreto, a Euskal Herria y a Cataluña”, denunció Arraiz.

El PNV además quiso destacar que el día de la Patria vasca “no es una conmemoración contra nadie, ni una exaltación sectaria de enfrentamiento de identidades, sino un ejercicio de voluntad de supervivencia”.

Entre economía e independencia

Crisis sí, luego consigamos la independencia para superarla, versus menos independencia y más economía para atravesar la profunda crisis. Los nacionalistas siguen, de momento, apostando por caminos diferentes para llegar al mismo sitio, el derecho a decidir de Euskadi.

Si el domingo Sortu confirmará el camino del que apenas se separa desde hace cuatro décadas —salvo por el fin de ETA— y que lanzó en 2013 en el primero de los Aberri Eguna que celebró tras ser legalizado, el PNV prefiere seguir instalado en el discurso más social y económico, aunque con algún que otro destello soberanista.

En 2013 Sortu se sumó a los actos que la red Independentistak, nacida en 2010, organizó en Pamplona, con un documento que tituló, enfáticamente Rompamos las cadenas, Independentzia!!!, y en 2014 defenderá el Euskalherrian Erabaki Zazpiak Bat (Siete territorios en un país es la decisión en Euskal Herria).

El PNV lo hace con un moderado “mirando a Europa”. En 2012 las conmemoraciones adquirieron el tono de históricas. Ese año se cumplieron 75 años del bombardeo de Gernika —el 26 de abril— y 500 de la conquista del Reino de Navarra por tropas castellanas.

Tanto el PNV como la izquierda abertzale, aglutinada en torno a la red Independentistak, hicieron referencias a esos dos hechos. El PNV estaba en la oposición y, consciente de que podía recuperar el poder, ese año apeló al soberanismo “útil” en línea del “nacionalismo económico” que ya llevaba reivindicando Urkullu varios meses. Una vía que se había demostrado más eficaz y rentable que la puramente ideológica e identitaria de la decada 1999-2009 que lideró el exlehendakari Juan José Ibarretxe y que les sacó de Ajuria Enea.