Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EUPV apunta a Johnson y a Fabra por comprar la empresa de la Fórmula 1

Blanco anuncia que llevará la “escandalosa” operación de Valmor a la fiscalía

El diputado de Esquerra Unida Ignacio Blanco, ayer en las Cortes Valencianas.
El diputado de Esquerra Unida Ignacio Blanco, ayer en las Cortes Valencianas.

Luis Lobón, imputado en el caso Nóos, firmó el contrato el 7 de marzo de 2012, en su condición entonces de secretario autonómico de Grandes Proyectos. Lo acordó el 28 de febrero anterior el consejo de administración de la empresa pública de la Generalitat que absorbió a Valmor, Circuito del Motor y Promoción Deportiva, presidido por Lola Johnson, entonces consejera de Cultura y hoy secretaria autonómica de Comunicación. Y lo había decidido el 9 de diciembre de 2011 el Consell presidido por Alberto Fabra. El diputado de Esquerra Unida del País Valencià (EUPV) Ignacio Blanco recordó este miércoles que la compra de la empresa Valmor Sports, organizadora de la Fórmula 1 en el circuito urbano de Valencia, no se produjo en la época de Francisco Camps, que le había dado origen con su “megalomanía”, sino en la de Alberto Fabra.

Blanco reveló a la prensa, dentro de su política de “desconfidencializar” o “desclasificar” documentos que la Generalitat se resiste a hacer públicos, el contrato de compra de Valmor, que calificó de “absolutamente escandaloso, políticamente inadmisible y ya veremos si legalmente válido”. Anunció que su grupo llevará la documentación a la fiscalía ante la posibilidad de que se hayan producido “delitos societarios y de corrupción”. Y apuntó a Fabra y a Johnson como responsables.

El diputado critica la “amnistía a los socios que conformaron una empresa pantalla”

El parlamentario de EUPV recordó que Lobón ha declarado en el caso Nóos “que recibió órdenes”. “Suponemos que aquí también recibió órdenes”, comentó Blanco, que añadió: “La ruina de la Fórmula 1 es de Camps, pero estos más de 50 millones son de Fabra”. El diputado evaluó en unos 55 millones de euros el coste real de la compra de Valmor para la Generalitat, pese a que formalmente se hizo por 99 céntimos. Incluyó en esa cifra al menos 23,8 millones en pérdidas que arrastraba la empresa, 3,2 millones de organización del último de los cinco eventos celebrados y 26 millones de un préstamo participativo para pagar el canon de la última edición del Gran Premio de Automovilismo, celebrada en 2012. “Hay posibles ilícitos penales, por eso lo vamos a llevar a la fiscalía”, anunció Blanco, que también pedirá la comparecencia en las Cortes Valencianas de un miembro del Consell para explicar la compra y su coste y presentará una proposición no de ley para que la Sindicatura de Comptes “haga un informe especial de fiscalización de la gestión de Circuito del Motor y Promoción Deportiva, y especialmente de la operación de compraventa de una empresa ruinosa, en la que sus socios, consejeros y accionistas prácticamente solo han puesto el capital inicial y todas las deudas han sido asumidas por la Generalitat”.

Blanco confirmó que, como ya había adelantado la Sindicatura en uno de sus informes, el contrato no solo reconoce el “desequilibrio patrimonial” sino que exime de cualquier responsabilidad a los gestores de Valmor: Bancaja, Fernando Roig y la sociedad Worldwide Circuit Management, de Jorge Martínez Aspar y Vicente Cotino. El diputado lo describió como “una amnistía para los socios que conformaron esta empresa pantalla para el proyecto megalómano de Camps de la fórmula 1, que ha costado a los valencianos cerca de 300 millones de euros”.