Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Maror’ abre un espacio para la ópera valenciana en el Palau de les Arts

Català reivindica "nuestra cultura" y anuncia un punto de inflexión en el coliseo al programar la obra de Palau con libreto de Casp

Presentación de 'Maror', en la Consejería de Cultura.
Presentación de 'Maror', en la Consejería de Cultura.

Fue un acto de reivindicación “de lo nostre”, del “orgullo de ser valenciano”. La consejera de Cultura, María José Català, aprovechó este lunes la presentación de la ópera “valenciana y en valenciano” Maror (Marejada), compuesta por Manuel Palau (Alfara del Patriarca, 1893-Valencia, 1967) con libreto del poeta Xavier Casp (Carlet, 1915-Valencia, 2004) para vestirse con las ropas del valencianismo. “Ha llegado la hora de defender lo nuestro”, aseguró la consejera a propósito del montaje que se estrena el 24 de abril (con funciones los días 27 y 30) en el Palau de les Arts con un coste de 200.000 euros, un reparto valenciano y una dirección musical (Manuel Galduf) y escénica (Antonio Díaz Zamora) valencianas. Se ha mantenido el valenciano original del libreto de una obra escrita entre 1953 y 1956, una época en que Casp defendía la unidad lingüística. Años más tarde, adaptaría su obra a la normativa secesionista.

“Los valencianos, muchas veces, no sabemos defender lo nuestro y ya va siendo hora de que nos sintamos orgullosos de nuestros artistas y de que hagamos de nuestra infraestructuras culturales más importantes y sólidas una plataforma”, apuntó. Y en este planteamiento, Maror representa “un punto de inflexión” en el Palau de les Arts. Cultura planea programar una ópera valenciana al año. Fue una declaración de principios y un aviso para navegantes, aunque la intendente del coliseo, Helga Schmidt, estaba ausente en el acto de presentación al estar convaleciente en Austria a causa de un accidente.

Maror está ambientada en 1940 en un pueblo de la costa alicantina y pone de relieve que el compositor se sentía más cómodo en el drama lírico e íntimo que en la ópera espectáculo, según explicó Díaz Zamora. En la ópera tuvo gran importancia, señaló Galduf, la voz humana “con coros bellísimos”, así como un “folclore imaginario”. Es una obra costumbrista que introduce canciones populares y de cuna. Está considerada una pieza fundamental en la producción de Palau, si bien esta es su primera versión escenificada tras la presentación en concierto que realizó el Palau de la Música en 2002. En el reparto figuran las sopranos Minerva Moliner (Rosa) y Sandra Ferrández (Teresa), el tenor Javier Palacios (Tonet) y el barítono Josep Miquel Ramon (Toni). Actúan también la Orquestra de la Comunitat Valenciana, el Cor de la Generalitat, la Escolania de la Mare de Déu dels Desemparats y el Ballet de la Generalitat, con coreografía de Julia Grecos.