Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno desaira de nuevo a Fabra con la financiación

Beteta niega en Valencia que el nuevo modelo sea retroactivo

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y la ministra de Sanidad, Ana Mato.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y la ministra de Sanidad, Ana Mato.

“Retroactividad, no”. El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, fue tajante este viernes al rechazar que el nuevo modelo de financiación autonómica, que debe discutirse en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), pueda llegar a aplicarse con efectos desde el 1 de enero de 2014. Eso es exactamente lo que planteó Juan Carlos Moragues, consejero de Hacienda y Administración Pública del Gobierno que preside Alberto Fabra, hace solo cuatro días como salida para que la Generalitat pueda cumplir el objetivo de déficit de este año.

Moragues dijo que el ajuste para 2014 no puede hacerse por la vía de los gastos e indicó que ha de buscarse por la de los ingresos. El consejero recordó que cuando votó a favor del límite del 1% del déficit para 2014 en el CPFF hizo constar la “salvedad” de que lo condicionaba a que se aplicara retroactivamente el nuevo modelo para paliar la insuficiente financiación autonómica que afecta a la Comunidad Valenciana.

En declaraciones antes de participar en la convención intermunicipal que el PP celebra en Valencia, Beteta reiteró su rechazó a reconocer la deuda histórica del Estado con la Generalitat Valenciana porque solo se reconoce, como en Extremadura, a comunidades en las que figura en el Estatuto de Autonomía. Aunque se mostró partidario de cambiar el modelo de financiación, el secretario de Estado reiteró que, pese a que la población tendrá un peso “dirimente” en el nuevo modelo de financiación, “nunca va a ser el único criterio”.

Las declaraciones de Beteta, similares a las que hizo en el Congreso a preguntas del líder socialista Ximo Puig, y de las que el PP valenciano se quejó a la dirección nacional del partido, suponen un nuevo desaire al Consell de Alberto Fabra, esta vez en Valencia y en un ambiente en el que la asistencia del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y del propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a la convención del nacional del partido despertó todo tipo de expectativas.

Con la intención de acercar posturas sobre la financiación, el propio Fabra esperaba tener la oportunidad de hablar de manera informal con Montoro del tema en la convención, pero también la consejera de Infraestructuras, Isabel Bonig, quería hablar con el ministro de la financiación del transporte, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, de la financiación de la EMT, lo que reveló una falta notable de comunicación del PP valenciano con el Gobierno de Rajoy.