Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salir un poco del revés

Entre Alameda de Osuna, su barrio de toda la vida, y el centro de Madrid, el rockero madrileño salta con soltura de lo castizo a lo moderno

El excomponente de Pereza encandena desde el jueves cuatro llenos en La Riviera. Ampliar foto
El excomponente de Pereza encandena desde el jueves cuatro llenos en La Riviera.

1. Mad is mad. Es una galería de arte pequeña pero con magia. Elegante y emprendedora. Hace unas semanas estuve en una exposición de Paula Bonet. Me encantó. Paula estaba presentando su libro Qué hacer cuando en la pantalla aparece The end, y compré dos, uno para mí y otro lo regalé a un amigo. Me gustan otras galerías como Ponce + Robles, donde hace poco mis amigos de Boa Mistura estuvieron exponiendo su trabajo (Pelayo, 48).

2. Café Madrid. Es mi bar de siempre, siempre tranquilo, rodeado de esas maravillosas pinturas de Paco, el dueño del café, amigo y gran pintor. Suelo ir a tomar un daikiri por las noches, después de cenar en Pulcinella. A veces voy con amigos y otras veces solo (Belén, 7).

3. Parque del Capricho. Una joya. Probablemente mi parque favorito. Me encanta pasear temprano los domingos y sentarme en la hierba a leer el periódico. Lo mejor del Capricho es la increíble minuciosidad con la que está cuidado, los árboles centenarios y el sol que tiene en enero (Paseo de la Alameda de Osuna)

4. El Comunista. Realmente en la puerta no pone “El Comunista” [sólo indica “Tienda de vinos”], pero todos lo conocemos por ese nombre, es un lugar con más de 70 años de historia, un bar-restaurante con tradición familiar, comida casera y trato amable. Me gusta sentarme en la mesa del rayito de sol y pedirme unas acelgas con ajetes (Augusto Figueroa, 35). </MC>

5. Magpie. Es una tienda de ropa de segunda mano. Hay camisas estilo años setenta, buenas tallas y buenos zapatos. Barato y elegante. Esta misma semana me he comprado dos camisas muy Johnny Cash y un cinturón (Velarde, 3).

Profeta en su tierra

El excomponente de Pereza Leiva (José Miguel Conejo Torres, Madrid, 1980) va a llenar cuatro veces La Riviera esta semana —empezó el jueves, acaba mañana domingo— en la presentación de su segundo disco en solitario, Pólvora.

6. Artemisa. Voy todos los lunes a comer. No soy vegetariano pero me encanta comer en restaurantes vegetarianos, y este es delicioso. Destacaría sus purés de verduras caseros y sus postres, que son un puto escándalo y no llevan nata. Me da asco la nata (Tres Cruces, 4).

7. La Marabunta. Es una librería café que me gusta mucho. Es muy tranquila, tienen siempre buen material y es un lugar óptimo para sentarte a leer con un café. Allí me hice con La lluvia amarilla, de Julio Llamazares, y Pregúntale al polvo, de John Fante (Torrecilla del Leal, 32).

8. Radio City. Hace tiempo que no voy, pero es una excelente tienda de vinilos, con mucho, mucho nivel de discos. Aún mantienen eso tan romántico de recomendarte discos. En Radio City recuerdo haber comprado Time Being, de Ron Sexsmith, uno de Wilson Pickett que ahora no recuerdo y alguno de John Coltrane (Conde Duque, 14).

9. Cava Baja 5. Un bar mítico de la Latina que manejan dos amigos que son hermanos y fueron compañeros de pupitre. Es un lugar pequeñito donde ponen buenos gin tonics, pero sobre todo lo mejor es el trato megafamiliar y cierto ambiente relacionado con el teatro y la música. Tomarse un mojito rojo con los hermanos Chapita no tiene precio. Siempre que puedo voy, y salgo un poco del revés (Cava Baja, 5).

10. Freeway. Un club de rock and roll malasañero donde los haya. No tiene fallo. Alguna vez he pinchado allí, y Miguel (de Sex Museum) y Patricia son los perfectos anfitriones. Calidad (Corredera Baja de San Pablo, 17).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram