Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Stop Subidas sale ‘muy decepcionada’ de su reunión con Trias

El colectivo anuncia que mantiene las protestas semanales e insiste que su propuesta es factible

Entraron sin muchas esperanzas y salieron “muy decepcionados”, según explicó en la puerta del Ayuntamiento de Barcelona Rafael Lora, portavoz de Stop Subidas que denunció no haber apreciado “ningún gesto” del alcalde. La reunión entre el colectivo que mañana sumará 14 semanas de protestas y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, empezó a las 18.00 y duró una hora y media. Pero no sirvió de nada.

“Ni tan siquiera se había mirado la propuesta que le hicimos a la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) hace dos semanas”, lamentó el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB), Lluís Rabell, que también participó en la reunión. El portavoz vecinal, que se ha sumado desde el inicio a la reivindicación en contra de la subida de precios del transporte público que ya se está aplicando en este 2014, explicó que para salir del “callejón sin salida” en el que estaban las negociaciones presentaron una propuesta “ajustada y sensata, pero parece que, a pesar de las buenas palabras, ni se ha tenido en cuenta".

La alternativa que han puesto encima de la mesa en sus reuniones pasa por crear dos títulos nuevos: la T10/30 —es decir 10 viajes a consumir en un mes— a un coste de 9,80 euros y una TMes que salga a cuenta a las personas que realizan al menos dos viajes al día. Según explicaron a la salida de la reunión y arropados por los miembros de Stop Subidas que estuvieron esperando mientras duraba el encuentro, estos cambios ayudarían a “fidelizar” al viajero, pronosticó Rabell.

“Tienen que cambiar el chip: no se trata de tener pocos viajeros pagando mucho sino de tener muchos viajeros pagando poco”, continuó otro miembro del colectivo.

Tras el fiasco de la reunión, el colectivo mantiene las protestas y convoca a la ciudadanía a las 19 de horas de hoy en todas las estaciones movilizadas para confluir todos juntos a las 20.00 en plaza Catalunya, y realizar una “acción sorpresa”.

Desde el Ayuntamiento explicaron que en la reunión, en la que también participó el teniente de alcalde Joaquim Forn, Trias recordó que existe una deuda de 540 millones y anunció que las Administraciones están negociando un crédito ICO para sanear las cuentas.