Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan José Cortés, absuelto del tiroteo en una barriada de Huelva

El tribunal condena a 14 meses de prisión al cuñado del padre de Mari Luz, que se autoinculpó

Juan José Cortés, a la salida de los juzgados de Huelva tras una de las sesiones del juicio. Ampliar foto
Juan José Cortés, a la salida de los juzgados de Huelva tras una de las sesiones del juicio.

El tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva ha absuelto a Juan José Cortés, padre de Mari Luz, y a casi todos sus familiares de los delitos relacionados con el tiroteo registrado en la barriada de El Torrejón de Huelva en septiembre de 2011. Solo Vicente Jiménez, cuñado de Cortés, ha sido condenado tras reconocer ante el juez ser autor de los disparos.

“Al final se ha demostrado que eran acusaciones falsas que no se ajustaban a la realidad”, ha expresado Juan José Cortés, quien se ha mostrado “muy contento” con la sentencia porque, según asegura, da tranquilidad a su familia. El padre de Mari Luz ha pedido explicaciones al fiscal general del Estado para que aclare por qué ha mantenido su imputación hasta el último momento y “si hay alguna responsabilidad por inculpar a gente inocente pues que se depure”.

El padre de la niña desaparecida y asesinada en Huelva en 2008 a manos del pederasta Santiago del Valle, estaba acusado de homicidio en grado de tentativa, de tenencia ilícita de armas de fuego y amenazas. El tribunal no considera probada su participación en la reyerta, registrada después de que una conversación con insultos entre Cortés y Antonio Fernández, uno de sus tíos.

El cuñado de Cortés ha sido condenado a 14 meses y al pago de 240 euros por una falta de lesiones. La sentencia lo considera “autor responsable de un delito de amenazas no condicionales, un delito de tenencia ilícita de armas de fuego y una falta de lesiones, ya definidos, sin concurrir circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal". También lo condena a "inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo" durante el tiempo de la condena y por el segundo, además a la "privación del derecho a tenencia y porte de armas por cuatro años".

El fiscal mantuvo durante la vista la acusación contra todos los imputados al considerar que había  “pruebas objetivas” de su implicación en los hechos: residuos de disparos en sus ropas y a la declaración de dos tíos de Cortés, quienes tras los hechos interpusieron una denuncia que después retiraron. Las defensas pidieron la absolución y alegaron que el padre de Mari Luz estaba en Sevilla grabando un programa de televisión cuando ocurrieron los hechos.

Juan José Cortés fue detenido en septiembre por la Policía Nacional por su supuesta participación en un tiroteo motivado por una disputa familiar. Junto a Cortés fueron arrestadas cuatro personas más: sus dos hermanos, Diego y Francisco; su padre, Juan Cortés, y su cuñado Vicente Jiménez. En la trifulca, en la que hubo intercambio de disparos con escopetas de caza, resultó herida una persona con un impacto en la cabeza, aunque no revistió gravedad. Esa persona, tío de Juan José Cortés, fue quien presentó la denuncia que después retiró.

El origen de la trifulca fue una discusión que mantuvo Juan José Cortés con su tío por asuntos de culto. La conversación se elevó de tono y el tío de Cortés llegó a decirle: “Me cago en tus muertos”. Cortés reconoció el insulto de su tío, pero dijo que no es “una persona agresiva” y entendió esas palabras en un contexto acalorado.

En el juicio de marzo, Vicente Jiménez afirmó que las palabras de Fernández, “con todo lo que ha pasado la familia” con la muerte de la niña Mari Luz, no se le quitaban de la cabeza. Vicente Jiménez explicó que disparó para llamar la atención y porque el insulto a Cortés “es la peor”. También dijo creyó que la familia de Antonio Fernández no se encontraba en la vivienda cuando disparó. “No sabía que había personas dentro. Disparé de la persiana para arriba hasta tres veces. Después me fui llorando arrepentido de lo que hice”, declaró Vicente Jiménez.