Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta expedienta otra vez a Fenosa por cobros indebidos a 12 municipios

La eléctrica facturó 400.000 euros de más a pequeños Ayuntamientos ourensanos

Alberto Estévez y José López, ngenieros que detectaron el cobro indebido
Alberto Estévez y José López, ngenieros que detectaron el cobro indebido

Gas Natural Fenosa ha cobrado indebidamente desde 2009 hasta 2013 el consumo del alumbrado público al menos a una docena de pequeños ayuntamientos de la provincia de Ourense. En total, 400.000 euros por encima del precio legal, de los que la eléctrica, que ha reconocido el error de las facturas emitidas, solo accede a devolver los correspondientes al último año reclamado. Después de que los alcaldes afectados anunciaran que acudirían a la vía judicial ante el silencio de la Xunta, la Consellería de Industria ha informado de la apertura de expediente sancionador a la compañía. Es el segundo en cinco meses: en octubre pasado le abrió otro por imponer indebidamente el pago de cinco millones de euros a Xestur, Puentes y Calzadas y Eólica Gallega del Atlántico a cambio de facilitarles una conexión eléctrica.

Las irregularidades en el cobro de las facturas a los pequeños ayuntamientos ourensanos fueron detectadas por los ingenieros José López y Alberto Estévez cuando, en 2012, a la vista del encarecimiento del precio de la luz, se ofrecieron a algunos municipios para ayudarles desde su empresa a economizar en el consumo del alumbrado público, el mayor coste al que hacen frente las administraciones locales. Para valorar las posibilidades de ahorro reclamaron los datos del consumo en el primero de los ayuntamientos que contrató sus servicios. Y se llevaron las manos a la cabeza. “Pagaba por conceptos contrarios a la legislación de las eléctricas”, recuerdan. Los ingenieros creyeron inicialmente que podía tratarse de un error puntual. Hasta que analizaron las facturas de años anteriores y comprobaron que la sobrefacturación se repetía desde 2009. Gas Natural facturaba sistemáticamente la energía reactiva en casos en los que la energía activa era 0 “y sin consumo de energía activa, la reactiva es forzosamente nula”, explican los dos técnicos.

A finales de 2012, los ingenieros comenzaron a realizar, por encargo de otros ayuntamientos afectados, un análisis detallado de las facturas —entre 1.000 y 3.000 por cada institución local— y elaboraron un expediente para fundamentar la reclamación a la eléctrica por las cuantías “facturadas cobradas en contra del Real Decreto 1164/2001”. De los 14 ayuntamientos en fase de análisis por los ingenieros ourensanos, 12 han reclamado ya la devolución de 392.000 euros facturados de más. Se trata de los municipios de Parada do Sil, Pereiro de Aguiar, Xunqueira de Espadañedo, Maside, Monterrei, Nogueira de Ramuín, Boborás, Muiños, Maceda, Laza, O Barco de Valdeorras y Vilar de Barrio. Para ellos, las cantidades sobrefacturadas —van desde los 9.472 euros de Laza hasta los 62.733 de Pereiro de Aguiar— suponen una considerable merma de sus limitados recursos.

Las reclamaciones emprendidas por los ayuntamientos con el asesoramiento de López y Estévez tuvieron consecuencia. Aunque no toda la esperada. La compañía eléctrica corrigió el “error” y devolvió a las instituciones que reclamaron las cantidades cobradas indebidamente. Pero solo las del último año. Se ampara en un informe de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) para señalar que “no cabe exigir refacturaciones por periodos superiores a un año”.

Los ingenieros sostienen que el informe al que la eléctrica apela “no está en realidad publicado, sino solo aprobado por la CNE como expediente interno” y sostienen, además, que Gas Natural Fenosa “interpreta de forma interesada” ese documento ya que considera que las reclamaciones se refieren a un error de lectura o despiste administrativo para no devolver el dinero mal facturado durante todas las anualidades. “El error no tiene nada que ver con los contadores ni con su incorrecta lectura ni con fallos en la transcripción de datos”, sostienen los técnicos ourensanos que, ante la falta de reacción tanto de la compañía como de las autoridades de Consumo para que las reclamaciones prosperasen, en diciembre de 2013 informaron a la Xunta de su determinación de acudir a otros organismos. Los ingenieros sostienen que la eléctrica avaló de facto la supuesta ilegalidad al dejar de facturar y cobrar por los conceptos reclamados. Además, aseguran tener constancia de que Gas Natural Fenosa no solo cambió la tarifa a los ayuntamientos que habían reclamado sino a otros a los que también se la aplicaba. Tras el silencio inicial, la Consellería de Industria anunció el pasado viernes la apertura del expediente a la eléctrica.

Algunos ayuntamientos también incoaron expedientes a la compañía mientras otros anuncian su decisión de acudir a la vía judicial para reclamarle el dinero de las anualidades anteriores. Compromiso por Galicia, partido al que pertenece Xan Jardón, alcalde de Vilar de Santos —municipio igualmente afectado por el cobro indebido— va a anunciar también medidas contra la actuación de la eléctrica.

 

Posibles casos en toda Galicia

La compañía ha reconocido a este diario el error de facturación y asegura que considera todas las reclamaciones que recibe y reintegra a cada ayuntamiento las cantidades correspondientes. Pero solo las del último año. Asegura que ya ha abonado la refacturación a 10 de los 12 municipios que presentaron reclamación y que las otras dos están pendientes de los cálculos de liquidación.

La eléctrica insiste en su decisión de no abonar las cantidades indebidamente cobradas en las anualidades anteriores amparándose en el informe de mayo de 2013 de la CNE que, precisa un portavoz de la compañía, “indica que no cabe exigir la refacturación por periodos superiores a un año”. El informe de los ingenieros ourensanos que han dirigido las reclamaciones sostiene que la norma contempla solo la retroactividad de un año en el caso de un error de lectura o administrativo, “cuando en esta ocasión”, precisa, “se trata de facturar y cobrar un concepto en contra de lo legalmente establecido”.

Los técnicos que han dirigido las reclamaciones de buena parte de los ayuntamientos ourensanos han realizado una estimación de lo que ha podido ocurrir en el conjunto de los municipios de Galicia con servicio de Fenosa, a partir de los casos comprobados en Ourense, para calcular la cuantía total de los cobros indebidos. López y Estévez subrayan que su extrapolación es “conservadora” y, considerando que un 10% de los 314 ayuntamientos gallegos no ha sido afectado, concluyen que la compañía eléctrica “ha facturado en las instituciones locales gallegas al menos 8,5 millones de euros en contra de lo legalmente establecido”.

Los dos ingenieros que descubrieron esta sobrefacturación casi por casualidad alertan de que la cantidad se dispararía si la eléctrica aplicó esta misma práctica de cobro de la energía reactiva a otros organismos públicos.

Más información