Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Callos con sabor a rock

]El grupo, que acaba de sacar nuevo disco y que actúa mañana en Madrid, se decanta

por la comida americana, el tequila y los lugares con ambiente y música más auténticos

Los integrantes de Sôber, en el local de reciente apertura We Rock. Ampliar foto
Los integrantes de Sôber, en el local de reciente apertura We Rock.

1. Alfredo’s Barbacoa. Dicen que tienen las mejores hamburguesas de Madrid. Para nosotros son las mejores de España o, al menos, las más americanas. Y hemos probado unas cuantas. Siempre nos tratan muy bien y Alfredo, el dueño, es un tío majísimo. Lo que siempre nos preguntamos es por qué está tan delgado teniendo un negocio como este (Lagasca, 5).

2. We Rock. Es de reciente apertura y nos encanta. Las cervezas de última hora en este local son ya cita obligada. El ambiente es rockero y, sin embargo, no es selectivo (Costanilla de los Ángeles, 20).

3. Red Seven. Es un restaurante temático de motos custom centrado en las Harley Davidson. Tienen una carta amplísima y deliciosa. Lo mismo te puedes comer un solomillo de ternera que un bacalao a la bilbaína o un guacamole. Es una comida gourmet muy rica a un precio razonable (Plaza de la Alegría, 6. Arganda del Rey).

4. Sun Records. Es de las pocas tiendas de música que siguen abiertas y que vende discos de vinilo, CD, DVD… Es la más rockera de todas las que sobreviven. Tiene una de las colecciones más importantes de España del grupo estadounidense KISS (Plaza de Santo Domingo, 8).

5. Hard Rock Café. Somos grandes aliados. Allí hicimos un acústico hace más de 14 años y fue nuestro escenario cuando volvimos a juntarnos, en el 2010. Nos gusta la comida y cómo está decorado. De 10 (Paseo de la Castellana, 2).

Un regreso con fuerza

Sôber nació hace ya 20 años en Madrid. Tras un periodo de separación entre 2005 y 2010, volvieron a reunirse. Acaban de estrenar disco, Letargo, y gira por varias ciudades de España. Mañana, 15 de marzo, estarán en La Riviera.

6. El barrio de Malasaña. Nos recuerda al Soho de Londres o de Nueva York. Somos asiduos, sobre todo, del mercado de la plata, donde compramos bastante. Era un barrio de punkies y de rockers, pero eso, afortunadamente, ha cambiado. Ha mejorado porque se ha abierto a todos, se ha diversificado. Es mucho más tranquilo, y todo gracias a la contribución y al esfuerzo que han puesto todos los vecinos.

7. Tienda de instrumentos Ardemadrid. La inauguró Jim Marshall, conocido como El padre del ruido y pionero en el mundo de los amplificadores de guitarra. Nosotros estuvimos allí y todavía nos acordamos. Además, es donde empezó Sôber. Fue el lugar donde dejamos el primer cartel en busca de integrantes para formar el grupo. Es un lugar muy especial con guitarras y bajos increíbles (Ardemans, 7).

8. Sala La Riviera. Es la sala de conciertos más grande en la que hayamos tocado nunca, sin contar plazas de toros, parques o festivales. La primera vez que llenamos fue aquí, lo que supuso un antes y un después para nuestra banda. Años más tarde, es el lugar elegido para presentar nuestro nuevo disco en la capital. Quizás sea porque siempre nos ha dado suerte (Paseo Bajo de la Virgen del Puerto, s/n).

9. Botillería Maxi. La receta de los callos madrileños en este restaurante está datada en 1890 y está espectacular. Todos los años celebramos aquí la cena Sôber de finales de año. La comida es casera, típica madrileña y sirven vino de la región, exactamente de Navalcarnero (Cava Alta, 4).

10. Tetería El Califa. Cuando nos echan del Maxi nos venimos aquí. Nos dejan tumbarnos, nos ponen tequila bueno y, cuando se les termina, mojitos que están de vicio. Nos juntamos unas 12 o 14 personas y, la verdad, es que nos aguantan todas las horas que duremos allí. Un lujo (Trujillos, 3).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram