La Xunta, abierta a “ajustar” el plan que prevé una tala masiva en Sarria

Agustín Hernández critica el uso "torticero y demagógico" del proyecto por parte de la oposición

Obras del ministerio en Sarria
Obras del ministerio en Sarria XOSÉ MARRA

El conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, ha hecho suyo hoy en el Parlamento el lema del movimiento social que nació en Sarria para salvar todos los árboles que dan oxígeno a la localidad, además de un buen puñado de elementos patrimoniales hoy por hoy de futuro incierto. "Mollámonos polo río" es la frase que se lee desde hace semanas en los cientos de pancartas azules que cuelgan de balcones y ventanas. Es el grito de guerra del que han bautizado ya como "el Gamonal gallego", miles de vecinos y personas de toda España que se han adherido a la causa: una lucha que ha puesto contra las cuerdas al Gobierno local del PP y a la Confederación Hidrográfica, responsable última del polémico proyecto para el río que da nombre a la localidad. Un plan por el que se prevé una tala masiva (178 árboles, en su mayor parte viejos alisos en perfecto estado de salud) y la reforma de todos los puentes con el fin de agrandar el cauce para evitar crecidas en un tramo, el del conocido Malecón, que precisamente, defienden los vecinos, no sufre desbordamientos.

Más información
Vecinos se encadenan a los árboles para evitar que los corten
Protestas por las obras del ministerio en los ríos

Efectivamente, respondiendo a preguntas de Ana Pontón (BNG), Hernández ha dicho que la Xunta se "moja" por el río, por los vecinos y por la naturaleza, y ha abierto la puerta a posibles "mejoras y ajustes" en el proyecto, pero después ha defendido que la obra se tramitó con "estricto cumplimiento de la normativa" y ha acusado a la oposición de usar esta polémica de forma "torticera" para "lograr en la calle, mejor dicho aquí, en el río, lo que no fueron capaces de conseguir en las urnas".

"Nosotros nos mojamos por el río, ¡claro que sí!, pero también nos mojamos por los vecinos de Sarria, por el medio ambiente, por la recuperación de las márgenes del río; nos mojamos por la mejora de los ríos en general, tanto en las cuencas de Galicia costa, como en las intercomunitarias, con diálogo y con afán de encontrar el consenso con todos", ha proclamado grandilocuente el conselleiro. La Xunta está abierta a "mejoras y ajustes" en el proyecto que se redactó ya cuando Francisco Fernández Liñares, principal imputado de la Operación Pokémon, era presidente de la Confederación y llega ahora, con la crisis, recortado y rebautizado a su fase de ejecución. Cuando la Confederación y el Gobierno local estaban en manos de los socialistas, el PP se opuso al plan y varios años antes ya había puesto el grito en el cielo por que se cortasen varios árboles del único pulmón verde que le queda al pueblo, en concreto ejemplares centenarios que crecían en la isla de O Toleiro. Ahora, con los populares al frente de las dos instituciones y bronca entre gobierno y oposición en los plenos municipales por este asunto, han comenzado las obras de la primera fase, que afecta a 300 metros del Malecón y prevé eliminar la arboleda. Los vecinos, de momento, han logrado aplazar la tala, que tenía que llevarse a cabo antes del último día de febrero, viviendo y durmiendo encadenados a los alisos de la isla del río, que ya estaban marcados con una equis por la empresa maderera.

Hernández dice que se moja, pero hoy, además, ha avisado: "Igual que nos mojamos por el río, nos mojamos por el uso torticero y demagógico de una infraestructuras tramitada con el estricto cumplimiento de la normativa". Tiene que "quedar claro a todos los ciudadanos con buenas intenciones por una actuación sensible", ha seguido, "que el Gobierno gallego será tan exigente y sensible en los aspectos ambientales de la obra como en la denuncia de las mentiras, falacias y manipulación" que se haga del proyecto. Además, el conselleiro ha recordado que el proyecto está promovido y ejecutado por la Confederación Hidrográfica Miño-Sil y que la Xunta se limita, a "informar y colaborar en el buen desarrollo de los trabajos a favor del interés general", aparte de aportar el 20% de la financiación. Los trabajos están presupuestados en 3,5 millones de euros, sin contar con las expropiaciones necesarias para ampliar el cauce.

La diputada nacionalista Ana Pontón le ha preguntado al titular de Medio Ambiente si "va a escuchar a los vecinos" que están en contra de este proyecto o "simplemente va a taparse las orejas", y le ha inquirido sobre si la consellería emitió el informe sobre la eliminación de los obstáculos en el río y ha informado sobre la afectación del patrimonio. "Nadie pone en duda que sea necesario mejorar la situación del río Sarria y Celeiro; lo que decimos es que no es la mejor manera, talando árboles o destruyendo el patrimonio", ha sentenciado la diputada del BNG.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Esta semana, el colectivo vecinal nacido en diciembre por esta causa, la Plataforma Sarriana polo Río, hizo públicas dos notas de prensa en las que denunciaba, precisamente, "graves infracciones en materia de medio ambiente" y "en la protección del Camino de Santiago" a su paso por la localidad. Han enviado escritos tanto al conselleiro de Cultura como a Conservación da Natureza y el Gobierno central pidiendo, de entrada, la "inmediata paralización de las obras".

Respecto a la ruta jacobea, además, la plataforma exige el "preceptivo informe del Comité Asesor del Camino de Santiago" y que se acuerde la "prohibición definitiva de las obras" para, finalmente, "incoar un expediente sancionador contra la Confederación Hidrográfica". La causa, según explican, está en que el proyecto "contempla una agresiva intervención sobre el Camino [Bien de Interés Cultural y protegido por la Unesco], con movimientos de tierras, una tala masiva, y profundas remodelaciones que afectan a elementos patrimoniales" como son los puentes, las presas y el molino. Los vecinos denuncian también que no se ha presentado el "obligatorio estudio previo específico de afección sobre el territorio histórico del Camino Francés".

En lo que afecta al Medio Ambiente, la plataforma ha confirmado por medio de una respuesta de la Confederación Hidrográfica que la Dirección Xeral de Conservación da Natureza no ha remitido todavía su resolución sobre la "eliminación de obstáculos en los cauces", un trámite fundamental solicitado, además, "un mes después de comenzadas las obras". La Secretaría de Estado de Cambio Climático, recuerdan los vecinos, obligó al organismo de cuenca que dirige Francisco Marín a contar con un informe favorable de este departamento de la Xunta para poder acometer la tala y la ampliación del cauce.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS