Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se aproxima a CiU para aprobar la ley que dará vía libre a BCN World

El grupo apoya el juego a crédito pero reclama un cambio de terminología

PSC y ICV-EUiA censuran los préstamos en los casinos, la rebaja fiscal y la libertad urbanística

 

El PP se postula como el socio más factible para que CiU consiga desencallar el macroproyecto BCN World, que prevé la construcción de hoteles, comercios y casinos en Vila-seca y Salou, junto al parque temático de Port Aventura. Los nacionalistas necesitan aprobar la Ley de Centros Recreativos Turísticos y los populares prevén presentar una batería de enmiendas los suficientemente cercanas a las tesis de CiU como para que estos las puedan aprobar. El diputado popular Rafael Luna aseguró ayer que su formación “tiene disposición, pero no dará un cheque en blanco” para aprobar la ley.

Entre los avances que permitirían el acuerdo está la aceptación del PP a que se permita la fórmula del juego a crédito como sucede en los grandes centros de juego asiáticos, si bien cambiando la palabra “crédito” por “garantías bancarias”. Los populares defienden que con esa fórmula se permitiría que jugadores extranjeros pudieran depositar el dinero que quieren apostar en España desde sus propios países, mientras que se bloquearía la posibilidad de que residentes españoles pudieran jugar mediante una póliza de crédito contratada en el mismo casino. El PSC también mantiene dudas sobre este punto.

Luna no quiso desvelar ayer si su formación aceptará la rebaja del tributo sobre el juego propuesta por el Gobierno catalán, que pasará del 55% al 10% tal y como demandaba Veremonte. La Comunidad de Madrid, que gobierna la formación, sí lo aprobó para albergar Eurovegas. Fuentes parlamentarias explicaron que sí tiene intención de hacerlo, pero con la condición de que una parte de esos ingresos vayan a parar a actuaciones de la Generalitat para paliar el problema de la ludopatía.

Tanto el PSC como ICV-EUiA rechazarán esa rebaja en sus enmiendas. ERC se negó a desvelar ayer el sentido de sus enmiendas, pero la rebaja fiscal era justamente una de sus líneas rojas, junto al juego a crédito y la ordenación urbanística que afectará al complejo.

Los socialistas, que no rechazan el proyecto del macrocasino de la Costa Dorada, también introducirán una enmienda en el plano urbanístico, como los ecosocialistas. Ambos grupos quieren evitar que con los cambios practicados en la ley el Gobierno de la Generalitat tenga libertad total para decidir el grado de aprovechamiento urbanístico sin que éste pase por el Parlamento catalán, por lo que también presentarán enmiendas en este sentido.

Fuentes parlamentarias indicaron que CiU presentará múltiples enmiendas, si bien la formación no desveló el sentido de estas. El plazo para presentarlas acaba hoy, después de que se haya ampliado.

El nombre de BCN World también forma parte de las enmiendas. Tanto el PP como el PSC coinciden en reclamar que se incluya algún término referido a la provincia de Tarragona en el nombre del complejo.