Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paraíso valenciano de Machado

Rocafort reivindica la huella del poeta en el municipio durante la Guerra Civil

La alcaldesa solicitará el ingreso en la red de ciudades machadianas

Un mural recuerda a Antonio Machado en Rocafort y reproduce la viñeta de Ramón Gaya que lo pinta cruzando la acequia de Montcada.
Un mural recuerda a Antonio Machado en Rocafort y reproduce la viñeta de Ramón Gaya que lo pinta cruzando la acequia de Montcada.

Para Antonio Machado la huerta de Valencia, en particular la que todavía verdea con intensidad al norte de la capital era “como un poco de paraíso”. Con la mirada puesta en lo que se conoce como el arco de Montcada, Machado admiró un paisaje muy distinto del que inspiró Campos de Castilla desde la que fue su última morada antes de partir al exilio. Un palacete conocido como Villa Amparo recuerda en Rocafort la que fue vivienda y atalaya del poeta en su residencia mediterránea, desde noviembre de 1936 hasta marzo de 1938.

Frente a este chalet neoclásico, hoy domingo, un día después del aniversario de su muerte, se descubrirá una escultura basada en la famosa viñeta de su amigo, el pintor Ramón Gaya, en la que Machado cruza supuestamente un puente sobre la acequia de Montcada. Rocafort quiere celebrar este aniversario con fuerza, porque reivindica un espacio propio en la historia de Machado, el que creen que les corresponde junto a ciudades como Baeza, Sevilla, Soria, Segovia y Colliure, donde murió hace ahora 75 años.

El gobierno municipal solicitará al pleno del Ayuntamiento la entrada formal en la Red de Ciudades Machadianas, informa la alcaldesa Amparo Sampedro, que fue invitada por el Instituto Francés de Barcelona y por la citada red a participar en las jornadas celebradas la semana pasada con motivo del aniversario. “Machado en Rocafort supo convertir el desgarro del exilio inexorable en un admirable trabajo poético, ensayístico y periodístico en la época más tranquila y una de las más intensas y atractivas de su actividad intelectual, como la describen sus biógrafos. Y eso hemos de ponerlo en valor”.

Lo corroboraba su sobrina, Leonor Machado, que convivió con él en la casa de Rocafort y que declaraba el viernes en Madrid que en España no se ha hecho todo lo que se merecía a su tío. “Salimos de Madrid”, dijo, “como parte del exilio y fuimos todos a Valencia, donde nos recibieron en la Casa de Cultura, que fue habilitada para albergarnos, pero mi tío dijo que quería algo donde pudiera trabajar y tener algo de intimidad con la familia y nos facilitaron una casa en Rocafort, y allí estuvimos todos reunidos".

La alcaldesa de Rocafort asegura estar trabajando con su equipo y con los vecinos “contra la ignorancia de quienes desconocían que el poeta vivió en Rocafort durante una etapa muy concreta de su vida y que la mayoría de sus lectores e investigadores situaba erróneamente en la ciudad de Valencia”.

“Siempre hablaba de política y siempre se mostraba muy preocupado"

Leonor Machado explicó en Madrid que en Villa Amparo su tío les daba clase de francés a su hermana y a ella “en una mesa larga, con él en medio y una a cada lado”. Tan impresionante como era su figura era bondadoso su trato, por lo que “daba gusto estar con él”. Recuerda la sobrina las visitas de León Felipe, Alberti y María Teresa León. En Rocafort su tío “siempre hablaba de política y siempre se mostraba muy preocupado”.

Además de la escultura, Rocafort se ha volcado en este aniversario, con actividades y documentos que quedarán para la posteridad y para dar testimonio del Machado que admiró la huerta valenciana en medio de una profunda preocupación por el destino de su pueblo. Entre otras iniciativas, el diseñador Tomás Gorría ha producido una exposición y un documental sobre la estancia del poeta en la población. Asociaciones y entidades privadas y públicas se han sumado a la celebración mediante una suscripción popular y la edición de un libro de poemas, titulado Esa palabra mía en recuerdo de la revista Hora de España, donde se publicó el ya célebre dibujo de Ramón Gaya. El libro está ilustrado por Cuca Balaguer y ha sido prologado por Ana Noguera, también escritora y miembro del Consell Valencià de Cultura. Más de 400 personas acudieron al acto de presentación del libro en Villa Amparo, que corrió a cargo de la propia Noguera.

También la música ha acompañado la conmemoración de Rocafort. No solo acompañó un recital machadiano de decenas de escolares de la localidad. También el cantautor andaluz Paco Damas rindió tributo al poeta este sábado con sus Canciones para Machado. Damas pone las cadencias del folk, del pop, del fado o la rumba a textos selectos de Antonio Machado, como Soledades o La canción del presente. A pesar de las circunstancias, Machado disfrutó de su estancia en Rocafort, donde habló al poeta Pascual Pla y Beltrán del orgullo valenciano por una tierra que “no tienen que desgarrar sino acariciar con el mimo con que se besa a una muchacha”.