Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un testigo clave del ‘caso Raval’ ratifica que los ‘mossos’ apalearon a Benítez

El empresario del ‘Gayxample’ “gritaba de dolor”, declara el hombre ante la juez

El Yazid A. en su casa.
El Yazid A. en su casa.

El Yazid A., el vecino que se peleó con Juan Andrés Benítez antes de que este fuera violentamente reducido por la policía, ratificó ayer ante la juez su versión de los hechos: no fueron sus golpes, sino los de los Mossos d’Esquadra, los determinantes en la muerte del empresario del Gayxample. El Yazid A. estuvo inicialmente imputado por homicidio en el caso Raval, aunque la juez le exculpó cuando las imágenes grabadas por vecinos de la calle Aurora mostraron a diversos mossos propinando gran cantidad de golpes, patadas y puñetazos a Benítez mientras le reducían en el suelo.

Los hechos ocurrieron la noche del 5 de octubre en el barrio del Raval de Barcelona. A las 22.30 horas, El Yazid A. volvió a casa del supermercado con su mujer y una sobrina. Benítez, al que no conocía pese a que vivían en la misma calle, se dirigió al coche donde esperaba la mujer y “pegó con los puños y la cabeza el vehículo”, según su declaración. El hombre bajó a defenderla e inició “un rifirrafe” de “unos dos o tres minutos” con Benítez, hasta que los separaron los vecinos. El testigo explicó que recibió golpes del empresario “en la cabeza, el codo, la mejilla, el pecho y la rodilla izquierda”.

En su primera declaración ante el Cuerpo Nacional de Policía —que investiga el caso por orden judicial— El Yazid A. detalló que golpeó a Benítez con fuerza y que la pelea fue intensa. Pero tanto el pasado octubre, cuando declaró como imputado, como ayer, cuando lo hizo como testigo, modificó su versión: “Simplemente empujó al señor Benítez y con las uñas le hizo una herida en la mejilla (...) No llegó a pegarle”, recoge la transcripción judicial.

El Yazid A. explicó ayer que “temió por su vida” porque Benítez “estaba más fuerte” y “le hubiera hecho una salchicha”. La pelea, sin embargo, fue leve, siempre según su versión. Los vecinos les separaron y Benítez avisó a la policía. Cuando una mosso se acercó al empresario para identificarle, este intentó zafarse e hizo ademán de morderla. La agente femenina cayó al suelo y diversos compañeros acudieron en su auxilio. En su declaración policial, El Yazid A. dijo que Benítez “no paraba de agredir a todos los agentes”. Ayer, matizó que estaba “forcejeando” con ellos para “no dejarse coger”.

Durante la intervención policial, Benítez recibió “fuertes golpes” de forma continuada mientras “gritaba de dolor”, según el testigo. El hombre ratificó su declaración del pasado octubre, cuando aseguró que había visto cómo uno de los mossos golpeaba a Benítez con una porra “en la zona de la cabeza”. En la causa están imputados 10 agentes de los Mossos d’Esquadra; nueve de ellos, por un delito contra la vida.

Más información