Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Ruiz Zafón pone música y orquesta a ‘La sombra del viento’

La Simfònica del Vallès estrenará en el Palau de la Música una suite del novelista

Carlos Ruiz Zafón, en el Palau de la Música Catalana.
Carlos Ruiz Zafón, en el Palau de la Música Catalana.

“La atmósfera es siempre lo más importante”. El escritor Carlos Ruiz Zafón (Barcelona, 1964) hace suya la máxima de su admirado Orson Welles y la aplica no sólo en sus millonarias novelas, sino en su menos conocida faceta de compositor. “Escribo música sin pretensiones, como diversión y también como válvula de escape cuando estoy inmerso en la creación de una novela; y en ambas tareas busco los recursos más eficaces para crear la atmósfera que necesita la obra”, afirma. El famoso novelista presentó ayer en el Palau de la Música Catalana su suite sinfónica La sombra del viento, obra nacida por encargo de la Simfònica del Vallès y que el conjunto vallesano estrenará los próximos 4 y 5 de abril en el teatro La Fàrandula de Sabadell y el Palau, respectivamente. “He llevado casi en secreto mi actividad como compositor, pero ha llegado el momento de compartir mi música con mis lectores”, aseguró ayer.

“Soy un gran aficionado a la música, y antes de dedicarme a la literatura, trabajé como músico una temporada”, reconoció Ruiz Zafón, músico y pianista aficionado que se muestra encantado ante el estreno de una especie de “primera banda sonora del universo literario de El Cementerio de los Libros Olvidados”, la tetralogía dedicada a Barcelona iniciada en 2001 con la hoy ya clásica novela La sombra del viento.

La suite inspirada en este best-seller, que tiene unos 25 minutos de duración, cobrará vida sinfónica gracias a los arreglos para orquesta del compositor y pianista Gregori Ferrer, que ha trabajado en ocho piezas compuestas previamente por Ruiz Zafón sobre escenarios, atmósferas y personajes de La sombra del viento.

“Componer me ayuda a perfilar un personaje o recrear un ambiente”

Aunque se anunció al comienzo de la temporada que Ruiz Zafón tocaría el piano en el estreno de su suite, el escritor ha declinado la invitación, alegando motivos profesionales (en principio está ultimando la novela que debe cerrar su exitosa saga), confiando esa responsabilidad al propio Ferrer. “Alguna vez te tocado en público mis piezas, y algunas se pueden escuchar en mi página web como ilustración del proceso creativo de mis novelas, pero en esta ocasión no podré tocar, ni tampoco asistiré al estreno en el Palau porque estaré en Los Ángeles, concentrado en mi próxima novela”, afirmó ayer. “Además —añadió—, como soy un pianista muy modesto, el público ha salido ganando porque Ferrer es infinitamente mejor pianista que yo”, aseguró.

El escritor barcelonés elogió el trabajo de Ferrer en los arreglos orquestales. “Mi frustración es no tener una formación musical completa; soy un compositor autodidacta y no es fácil trasladar al papel pautado el material que he creado en mi estudio utilizando diversos programas y herramientas digitales. Entiendo la notación musical, pero no tengo la fluidez de un músico profesional”, reconoció ayer. Y como compositor, asegura sentirse más libre que como escritor. “Puedo mezclar todo tipo de músicas, desde aires barrocos a clásicos del cine, y hacer lo que quiero; hay temas muy líricos en la suite, como la Carta a Isabela y un final en plan Hollywood”.

Lleva muchos años Ruiz Zafón componiendo en la intimidad de su estudio. “Escribir es un proceso laborioso y la música supone una agradable escapada, me siento ante el piano, sin pretensiones, y compongo piezas que me ayudan a perfilar un personaje o recrear un ambiente. Con la música entro por la puerta de atrás de la historia que estoy contando, y es muy curioso, porque a veces me indica el camino seguir. Al fin y al cabo, tanto el escritor como el músico buscan colores, armonías y sentido del ritmo para evocar atmósferas y narrar historias”, comentó.

“Hago música como divertimento y no he querido explorar comercialmente mis piezas musicales, por eso están disponibles en mi página web como obsequio a mis lectores”, apuntó en otros momento. “También circulan ediciones privadas de la música que escribí para mis dos primeras novelas y que se publicaron en Estados Unidos como audio-libro en edición limitada. De hecho, un locutor de una emisora de música clásica decidió emitir uno de mis temas y a punto estuvo de perder el trabajo porque estaba prohibido emitir música que los oyentes no pudieran comprar en las tiendas”.

El escritor desveló una curiosidad: su primera aparición en televisión no fue como escritor sino como músico, a principios de la década de los años ochenta, cuando tocó una pieza propia en un programa realizado desde los antiguos estudios de Televisión Española en Miramar. “El invitado del programa era el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, que escuchó un tanto perplejo una pieza mía políticamente poco correcta titulada El blues del Tecno-Papa”. Zafón siempre sorprende.